El Mundo
Martes 12 de Julio de 2016

La nueva "Dama de Hierro" tendrá un duro examen

A nadie le sorprende que a sus 59 años, la ministra del Interior Theresa May haya sido elegida líder del Partido Conservador y sucesora de David Cameron.

A nadie le sorprende que a sus 59 años, la ministra del Interior Theresa May haya sido elegida líder del Partido Conservador y sucesora de David Cameron. En 2010, el diario The Telegraph la consideró una "estrella ascendente", y tres años más tarde The Independent se refirió a ella como una "Dama de Hierro en lista de espera".

Es inevitable que cualquier mujer que entre en la política británica sea comparada con la fallecida primera ministra Margaret Thatcher. Pero en el caso de esta mujer canosa, fuerte y decidida, hija de un pastor anglicano, la comparación no parece para nada extraña. Poco más de 25 años después de que la verdadera Dama de Hierro dejara el poder en 1990, May se convertirá mañana en la segunda mujer en ocupar el cargo de primer ministro.

Sus colegas la describen como disciplinada, capaz y amigable. Estudió en Oxford (como Thatcher y Cameron), trabajó para el Banco de Inglaterra, ingresó a la política antes de cumplir 30 y cuenta con numerosos amigos en el partido.

Asumió como ministra en 2010 y durante dos gabinetes consecutivos de Cameron lidió con asuntos como inmigración, terrorismo, vigilancia y abuso de menores. Nadie imaginó que duraría tanto en el puesto. Durante la campaña del Brexit, May estuvo a favor de la permanencia.

La mayoría de los conservadores creen que su postura en relación al Brexit, que más allá de estar en contra de irse de la UE tuvo una actitud moderada durante la campaña, la convierte en la persona idónea para la difícil tarea de guiar al Reino Unido a través de las turbulencias políticas y económicas creadas por el Brexit y para sanar las divisiones en el seno de su partido. El veterano legislador conservador Ken Clarke la llamó una mujer "terriblemente difícil" en declaraciones que no sabía estaban siendo grabadas. "Ella tiene la integridad, la fortaleza y el liderazgo que nuestro país necesita", dijo el ministro de Economía británico, George Osborne.

Hija de un vicario de la Iglesia anglicana, está casada desde 1980 y no tiene hijos. En 2013, May anunció que padecía diabetes tipo 1. Se unió al gabinete en las sombras de los conservadores en 1999, ascendiendo hasta ser ministra del Interior por Cameron en 2010.May afirma que desde ese puesto ha liderado al gobierno en el camino de "poner a disposición a la policía para combatir el crimen más eficazmente, asegurar las fronteras y reducir la inmigración y proteger al Reino Unido del terrorismo". Ha sido criticada por no cumplir la promesa de reducir la inmigración anual neta a menos de 100.000 personas.

Comentarios