la_region
Sábado 16 de Julio de 2016

La niebla, el humo y la imprudencia hicieron de la autopista a Santa Fe una trampa mortal

Fueron dos accidentes en el mismo lugar, que involucraron a tres camiones y seis vehículos menores. Escenario de un infierno.

La niebla, el humo, quizás alguna imprudencia y, por qué no, cierta desidia por parte de una concesionaria que no avisó a los protagonistas del escenario que les esperaba, hicieron de la autopista Rosario-Santa Fe una trampa mortal. Tres camiones y seis vehículos menores, entre ellos una pick up y un utilitario, protagonizaron un accidente múltiple que involucró a 24 personas y dejó el saldo de dos muertos y entre diez y doce heridos, dos de ellos de consideración. El kilómetro 53 de la traza se convirtió durante horas en un verdadero infierno.

   Fue a la altura de Maciel, en la mano que va hacia Santa Fe, en medio de una densa niebla, pero también del humo que venía de la quema de un basural ubicado sobre la otra mano de la cinta asfáltica, que ardía, según dijeron a La Capital, desde la noche anterior.

   Aunque la mecánica del accidente es todavía objeto de investigación, se supo que, en rigor, se trató de dos choques, en el mismo lugar y con aproximadamente media hora de diferencia.

   Habían pasado apenas las 6 de la mañana cuando un camión Ford Cargo embistió en la parte trasera a un Iveco, cuyo conductor había aminorado la velocidad ante la falta de visibilidad. El primer vehículo quedó en el cantero central con la trompa destrozada, y su chofer, Héctor Hugo Carneiro, de 32 años y oriundo de Tostado, debió ser internado en el hospital Eva Perón de Granadero Baigorria con quebraduras múltiples y las piernas comprometidas. El segundo chofer, al sentir el impacto, siguió y se estacionó sobre la banquina unos metros más adelante, ileso.

Después, el infierno. Pero la situación infernal se desató después de esa primera colisión. Casi media hora más tarde, y cuando según testigos los bomberos ya estaban en el lugar, un tercer camión, un Mercedes Benz con acoplado, bajó la velocidad, sin salirse del carril, advertido sobre el accidente, y allí ocurrió lo peor. Una pick up Ford F100 roja, donde viajaban un hombre y una mujer, se incrustó en el costado del rodado; una Dodge Journey plateada donde viajaba una familia completa chocó contra ambos; tres vehículos más —un Citroën Picasso negro, un Renault Sandero Stepway del mismo color y una Citroën Berlingo blanca— también se estrellaron, aunque se desconoce en qué circunstancia. Y un sexto vehículo, un Peugeot 2008 con cuatro pasajeros, pasó milagrosamente en el hueco que dejó el desastre y logró estacionarse más adelante, aunque con el costado derecho rallado y el retrovisor arrancado de cuajo.

   Como consecuencia de este segundo choque múltiple, perdieron la vida Elida Morales, de 68 años, y Daniel Díaz, de 58. Según confirmaron desde la comisaría 4ª de Maciel, Morales, que viajaba como acompañante en la F100, falleció al instante al estrellarse la pick up contra el Mercedes. La segunda víctima fatal, Daniel Díaz, un policía retirado de 58 años, habría sido despedido del Sandero Stepway y falleció más tarde.

   Los vehículos siniestrados quedaron desparramados en el lugar, donde resultaba difícil poder establecer cómo había sido la participación de cada uno. La F100 estaba incrustada en el camión, y la Dodge había impactado contra ambos. Pero el Sandero Stepway quedó en el cantero central, con la parte trasera destruida, la Picasso tenía la parte delantera hundida, igual que la Berlingo. Y el Peugeot, que logró sortear aunque no sin consecuencias todo el escenario, quedó estacionado sobre la banquina varios metros más adelante, enfrente del camión que había sido embestido en el primer choque.

Hernán Derito, jefe de la comisaría 12ª de Puerto Gaboto, estaba en el lugar cuando, horas después, llegó LaCapital, y le ofreció los primeros detalles del siniestro, aunque no pudo establecer la cantidad de involucrados, ni los nombres de las víctimas. Sí corroboró que se trató de dos accidentes, y que los bomberos habían llegado y estaban colocando los conos en el primer siniestro cuando se produjo el segundo.

De la otra mano de la autopista, se veía todavía la columna de humo que salía del basural, donde había dos retroexcavadoras trabajando (algo que, dijeron testigos, no habían hecho el día anterior, cuando se desató el incendio). "El humo provenía del basural, que no sabemos quién lo prendió. Empezó ayer (por anteayer) a las 16, y cuando el viento giró el humo empezó a entrar en la ruta, sostuvo el capataz de la comuna de Maciel, Daniel Gómez, en diálogo con FM Aire de Santa Fe. Y otorgó responsabilidad al dilatado conflicto que mantienen los empleados municipales con la comuna, que impidió sacar las máquinas para mover la basura e impedir que el fuego siguiera propagándose. Ayer a la tarde, las máquinas estaban funcionando.

Habían pasado ya varias horas y el escenario seguía siendo horrible. Sin entrar en detalles escabrosos, se puede decir que el interior de la cabina de la F100 dejaba rastros de la violencia del impacto. Al menos a la Dodge, a la Picasso y a la Berlingo les funcionaron los airbags, y quizás gracias a ellos la tragedia no fue aún mayor.

Testimonios. Rufino Conde y María Inés Lobo iban junto a otros dos pasajero en el Peugeot 2008. Frente a la comisaría, Conde, un guitarrista que viajaba a Salta para participar de un festival, contó lo que pudo ver y vivir. "Yo venía con los faros antiniebla y de golpe una cortina blanca nos impidió ver nada. Frené me encontré con el camión y la camioneta a la derecha, y sobre el cantero con otro camión. Pasé por entre medio de los fierros pero no pude evitar dármela, creo, que contra el paragolpe de la pick up", narró en la puerta de la comisaría 4ª de Maciel, donde fue a prestar testimonio.

Conde había pasado por el peaje a las 6.14 de la mañana, unos diez minutos después del primer accidente. "¿Por qué no ponen un cartel electrónico que avise que hay un accidente? ¡No puede ser que haya un basural al lado de una autopista!", exclamó. Lo dijo con bronca y desilusión, mientras contaba que nadie les advirtió sobre el primer accidente. Es más, cuando LaCapital fue al lugar, tampoco en el peaje le anunciaron que había un desvío como consecuencia de un accidente.

Jorge Sallago, oriundo de Villada, manejaba el Iveco que fue embestido en el primer choque. Iba con el vehículo vacío, después de descargar cereal. "A mí me rompieron el paragolpe. Me bajé y fui a ver. Los autos venían de frente y no paraba nadie. Estuve 20 minutos abajo y me fui al camión porque me estaba muriendo de frío. Y entonces empecé a escuchar los golpes, las explosiones, los gritos", relató a este diario. Y dijo que cuando ocurrió ese segundo accidente "los bomberos ya estaban en el lugar".

Roberto Pérez, vecino de Estación Clucellas, manejaba el Mercedes que protagonizó el segundo choque. "Yo no me paré, bajé la marcha porque vi un accidente, creo que los autos que me chocaron venían tan cerca que no pudieron evitar el impacto", dijo a este diario el hombre, todavía consternado y con los ojos enrojecidos.

Desbordados. Ariel Hernández, jefe de la seccional 4ª de Maciel, estaba tapado de trabajo. Ya bien entrada la noche, todavía tomaba declaraciones e iba cargando datos en su computadora. El fue quien confirmó la participación de 24 personas en todo el accidente, la identidad de las víctimas y de los hospitalizados que aún seguían en el Eva Perón. Y dijo que en el momento de los accidentes había "una neblina importantísima pero también mucho humo". Fuentes del Hospital de Barrancas dijeron que el hombre llegó sin vida.

En tanto, desde el Hospital Eva Perón, de Granadero Baigorria, confirmaron que fueron trasladados dos pacientes, un hombre de 72 años con traumatismo de cráneo y pérdida de conocimiento, quien fue estabilizado y quedó en observación. Se trata de Eduardo Tessa, conductor de la F100, según confirmó luego el comisario Hernández. El otro paciente, Carneiro, de 32 años y chofer de la Ford Cargo, llegó con politraumatismos y fracturas múltiples, quedó internado y al cierre de esta edición se recuperaba.

El resto de los lesionados fueron trasladados, según fuentes de la Fiscalía Regional, en el Samco de Maciel. En ese mismo centro asistencial dijeron que fueron atendidos y derivados o dados de alta.

La información oficial conque pudo contar este diario quedó consignada en esta crónica. Durante todo el día se intentó obtener más detalles, pero se trató de una jornada vertiginosa en la que desfilaron numerosos protagonistas por una comisaría que al cierre de esta edición aún seguía con las actuaciones.

También anoche se supo que la autopista quedaría cortada durante toda la noche por el intenso humo que emanaba del basural.

Comentarios