Información Gral
Jueves 08 de Septiembre de 2016

La Nasa lanza una nave para estudiar a un peligroso asteroide

Osiris Rex, la primera sonda estadounidense en viajar a un asteroide (el Bennu), partirá hoy desde la base de lanzamiento de Cabo Cañaveral y llegará a su destino tras un viaje de dos años que servirá para catalogarlo (en tanto objeto cercano) así como para analizar su superficie, mapearla en 3D, aproximarse, recolectar muestras y traerlas de vuelta a la Tierra para ser analizadas.

Osiris Rex, la primera sonda estadounidense en viajar a un asteroide (el Bennu), partirá hoy desde la base de lanzamiento de Cabo Cañaveral y llegará a su destino tras un viaje de dos años que servirá para catalogarlo (en tanto objeto cercano) así como para analizar su superficie, mapearla en 3D, aproximarse, recolectar muestras y traerlas de vuelta a la Tierra para ser analizadas.

La misión, que según informó la Nasa se viene preparando desde hace años, viajará hasta orbitar el asteroide que con a sus 492 metros de diámetro entra dentro de la categoría de los NEO —como se denomina a los objetos cercanos a la Tierra— y que amenaza con pasar demasiado cerca del planeta en el siglo XXII.

La nave viajará por el espacio durante dos años y se prevé que llegue a la órbita de Bennu en agosto de 2018, cuando a través de sus cinco instrumentos mapeará la superficie del asteroide, identificará sus minerales y químicos y seleccionará un lugar para aproximarse y tomar las muestras.

"Desde hace unos años la Nasa está estudiando los NEO, que son mayormente calificados como asteroides y tienen la particularidad de que sus órbitas pasan cerca de la Tierra. El primer objetivo es catalogarlos para estar atentos ante su pasaje cercano y tener planes de contingencia", explicó a Télam el astrónomo César Bertucci, quien trabaja con la Nasa en el proyecto Cassini-Huygens.

Como se considera que Bennu "es bastante antiguo y que pudo haber estado ahí en los comienzos del sistema solar, y que tiene gran cantidad de carbono, se piensa que pueden tener materiales prebióticos asociados a los comienzos de la vida", explicó el investigador del Conicet y del Instituto de Astronomía y Física del Espacio.

Por eso, en julio de 2020 la nave recolectará muestras del asteroide a través de un brazo retráctil y las guardará en una cápsula; en este movimiento residen las principales dificultades de la misión.

Bennu se mueve a más de 100.000 kilómetros por hora. Cada seis años se acerca a la Tierra; en 2135 se espera que pase a 299.338 kilómetros del planeta, una distancia menor de la que nos separa de la Luna (alrededor de 384.000 kilómetros).

Comentarios