Newell's
Miércoles 02 de Noviembre de 2016

La muralla de contención

Mateo y Quignon son la fortaleza del mediocampo rojinegro. Están entre los que más la recuperan en el torneo.

Para encontrar algunas explicaciones a la buena campaña de Newell's en el torneo es imprescindible pararse en la mitad de cancha y echar una mirada en los volantes centrales. Diego Mateo y Facundo Quignon conforman la muralla de contención que sostiene las aspiraciones rojinegras en esta buena cosecha de puntos. Al ex San Lorenzo le compete además la distribución, aspecto del juego en el que también cumple, no con la regularidad que se espera, aunque nada para menospreciar.

A partir de las características de sus desplazamientos, movimientos y acciones, no pasa desapercibido para nadie la entrega de Mateo. Con gestos que aparentan menor esfuerzo, por lo que probablemente no quede tan en evidencia, Quignon es igual de eficiente en el quite. Ambos se complementan y le dan una sólida respuesta a lo requerido para el funcionamiento del conjunto del Parque. Es tan así que, sin ser indiscutidos, no quedan envueltos en cuestionamientos.

Desde el debut, en la victoria sobre Quilmes (1-0), compartieron siempre la mitad de cancha, con excepción del partido de la segunda fecha ante Tigre (1-0). Ese día Mateo cumplió la fecha de suspensión por la roja contra los cerveceros. Sebastián Prediger fue el ladero de Quignon ante los de Victoria.

Osella encontró en Mateo y Quignon una pareja de volantes centrales que lo hizo olvidarse de quién juega en esa zona. Y eso que cuenta con futbolistas para ocupar el sector, como Prediger y Juan Ignacio Sills. Este último jugó de mediocampista central, pero siempre ingresando desde el banco.

Prediger y Sills son alternativas, hasta ahora sólo eso, por responsabilidad de Mateo y Quignon. Tal resultado están dando que hicieron olvidar que en los últimos encuentros ni Prediger ni Sills estuvieron en condiciones de ir al banco de suplentes por molestias musculares.

Newell's es el quinto conjunto que más recupera pelotas en el torneo, según datos de la empresa de estadísticas Data Factory. Aparece detrás de Independiente, Boca, San Martín de San Juan y Estudiantes. Tanta capacidad es en gran medida por el trabajo que hacen los mediocampistas centrales.

Pese a que lo que se puede imaginar, no es Mateo el futbolista rojinegro que mayor cantidad de pelotas roba sino Quignon. No sólo eso. El ex San Lorenzo es el cuarto jugador del fútbol argentino que más balones quita (36 en total), ahí nomás de los tres primeros, Pablo Pérez (39), Adrián Arregui (38) y Santiago Ascacíbar (37).

Las estadísticas sirven de referencia, no de verdad absoluta. Pero hasta con algún margen de error en los números, se demuestra lo que aporta Quignon en los momentos en los que la tiene el rival. Tanto como Mateo, que aparece en un destacado 11º puesto entre los que más recuperan (28).

En ocasiones, Mateo se juega en cada pelota como si fuese la última y eso lo lleva a cometer un número de infracciones que lo ubican en el segundo jugador con más faltas del torneo. Juega al límite y a veces lo paga. Como en la primera fecha que le sacaron la roja. Aparte acumula tres tarjetas amarillas.

Quignon tampoco se queda atrás. Es el octavo jugador con mayor número de infracciones, aunque como por lo generan las faltas son por interrupción del juego y son menos evidentes que las de Mateo no queda expuesto tanto a las amonestaciones. Hasta el momento acumula dos amarillas.

Otra particularidad de Quignon es que roba mucho en campo contrario cuando el equipo presiona. Tiene otra facultad, la de tocar y mostrarse para la descarga. Pero lo que se intenta subrayar es ese juego que no luce y que comparte con Mateo para armar una muralla.

Comentarios