Estacionamiento medido
Viernes 27 de Mayo de 2016

La Municipalidad intensifica controles sobre los cuidacoches en el centro

Se refuerzan operativos, mientras se discute si se legislará sobre la actividad de los trapitos dentro de la concesión de estacionamiento medido.

En el marco de un intenso debate por la extensión de la concesión del servicio de estacionamiento medido y de los pedidos del bloque del PRO, que insiste con incluir dentro de esta iniciativa legislativa la prohibición de la actividad de los cuidacoches en las zonas con parquímetros, la Municipalidad reforzó los operativos en el área del centro y macrocentro. Ayer por la mañana, se realizó un amplio dispositivo de control que terminó con secuestros de materiales y cartelería, intimaciones y actas de infracción por ocupación de acera.

La acción vuelve a exponer con crudeza una intrincada condición de irregularidad y la necesidad de contar con una normativa más precisa alrededor de la tipificación de la actividad de los cuidacoches para que los controles puedan ser más efectivos. Por ahora, muchos le escapan a los pronunciamientos y tratan de evitar situaciones de incomodidad política.

Los controles actuales están incluidos dentro de un programa que se viene llevando adelante desde hace dos meses. Ayer, a través de agentes de Control Urbano, se trabajó sobre la cuadrícula limitada por avenida Pellegrini, Balcarce, 9 de julio y presidente Roca. Hubo secuestros de cartelería, conos y baldes, se labró un acta de infracción y también siete intimaciones por ocupación de acera.

Desde la secretaría de Control y Convivencia Urbana remarcaron que al no haber legislación sobre la labor de los cuidacoches, sólo pueden efectuar este tipo de tareas de control.

"La actividad de los trapitos no está prohibida en nuestra ciudad", recordó un funcionario del gabinete municipal. "Por eso, en los trabajos cotidianos de control hay limitaciones que impone la falta de normativa", agregó como para poner en claro las dificultades existentes para afrontar esta problemática urbana.

Ante este escenario repleto de ribetes, lo que sucede en las calles rosarinas con los trapitos se conduce esencialmente por dos carriles.

Las situaciones de extorsión no están permitidas y esas conductas indebidas son atendidas por la policía. Y, por otro lado, Control Urbano de la Municipalidad es la repartición encargada de supervisar que no se ocupe el espacio público, cuando con baldes, vallas, o cualquier otro elemento, se reservan lugares en plena vía pública.

Pero no se puede ir más allá, y esa falta de determinaciones y normativa representa una auténtica complicación para el rol controlador que debe ejercer el Estado.

En tanto, en la misma cuadrícula (avenida Pellegrini, Balcarce, 9 de julio y presidente Roca) se desarrollaron ayer controles de Tránsito que tuvieron un resultado positivo. Se labraron 88 actas de infracción, hubo 8 licencias retenidas y 8 automóviles fueron remitidos al corralón municipal.

Asimismo, se instaló un dispositivo de control de motos en Moreno y Mendoza, que culminó con 14 unidades trasladadas al playón municipal.

Por otro lado, también bajo la órbita de la Dirección de Tránsito se elaboraron 48 actas en el sector de La Isla de los Inventos.

Mientras que en la zona de Fisherton, se realizaron 22 actas de infracción por Eva Perón, de Donado a Wilde.

Comentarios