Edición Impresa
Martes 25 de Noviembre de 2014

La molestia de los concejales

Algunos concejales están molestos porque quedaron injustamente comprendidos en una lista ingrata: la de los tacaños.

Algunos concejales están molestos porque quedaron injustamente comprendidos en una lista ingrata: la de los tacaños. Esto se originó cuando esta columna reveló que un edil se negó, con elementos banales, a colaborar con un almuerzo organizado por una entidad solidaria para recaudar fondos. Corresponde, entonces, ofrecer algunas pistas para limpiar el buen nombre de los ofendidos. El hombre en cuestión no pertenece al oficialismo, un dato que aunque no es definitivo achica la lista; otro, en las últimas elecciones se presentó y consiguió (merecidamente, hay que decirlo) ser reelecto.

Una cena que se hizo esperar

Más de 650 personas asistieron a la cena organizada por el Partido Solidario en Rosario. Empresarios, dirigentes de entidades intermedias y militantes compartieron la velada en un elegante salón de la zona norte de la ciudad. Carlos Heller, creador y máximo referente de este espacio político, fue el centro de atención. La entrada circuló por las mesas poco antes de las 22, momento en el que Heller se dirigió a los presentes. En medio de una encendida defensa de la gestión K y de las políticas oficiales, el tiempo empezó a correr y a Heller no había forma de pararlo. Terminó cuando ya era casi medianoche y los comensales clamaban por la cena. Afortunadamente para ellos, el asado estuvo tan bueno que logró disimular la espera. Capaz que Heller tenga que venir más seguido.

A San Juan, de cualquier manera

La fuerte demanda por los vuelos chárter para ver la final de Central en San Juan, descolocó a varios empresarios muy importantes de la ciudad. Se confiaron, y cuando quisieron adquirir los lugares, sólo pudieron filtrarse en la lista de reserva. Decididos a ir y volver en pocas horas, y en condiciones de costearlo, recurrieron a una salida de emergencia pero efectiva: contrataron aviones de siete y catorce plazas, algunos de los cuales llegaron desde otras ciudades. Otros no le fueron en saga en cuanto a creatividad: un periodista que compró las entradas pero se quedó sin pasajes, contrató un remise para viajar.

Comentarios