la_region
Jueves 23 de Junio de 2016

La misteriosa desaparición de un niño moviliza a Carcarañá

Tiene 3 años y fue visto por última vez el 12 de mayo en el patio de su casa, a metros del río. Se lo buscó intensamente sin ningún resultado

La Capital La desaparición de un chico de tres años sigue siendo un misterio que hasta desorienta a los investigadores mientras los días pasan y no surgen novedades. Su padre decidió hacer pública la situación y lanzar un desesperado pedido de ayuda.

Valentín Uriel Moreno fue visto por última vez el 12 de mayo mientras jugaba con una hermanastra de cuatro años en el patio de su vivienda situada en barrio formoseño a orillas del río Carcarañá y donde se llega cruzando el puente de hierro que lo conecta con la ciudad homónima aunque corresponde a jurisdicción de Correa.

La denuncia policial por averiguación de paradero fue realizada por su padre Diego Martín Moreno y recaló en la fiscalía de Cañada de Gómez, aún sin resultados positivos pese al intenso trabajo desplegado en la zona para intentar localizarlo.

El hombre asegura que mientras arreglaba el caño de escape de su camioneta se hacía tiempo para observar a los pequeños hasta que se topó con la desagradable sorpresa de que el chico había desaparecido. Sucedió luego de que la nena ingresara a la casa y tomase conocimiento por medio de su hermana que Valentín se había quedado afuera sin imaginar que no lo encontraría.

En medio de la desesperación salió hacia la comisaría de Carcarañá para dar cuenta de lo sucedido con la esperanza de dar con su paradero aunque el resultado no fue el esperado.

Por razones jurisdiccionales intervino la comisaría de Correa y comenzó la infructuosa búsqueda del pequeño en el marco de la investigación llevada adelante por la fiscal, Natalia Benvenuto.

Primera hipótesis. La hipótesis de que el chico podría haberse caído al Carcarañá desde el patio lindero al río comenzó a diluirse luego de arrojar resultados negativos las tareas realizadas durante días con botes y buzos tácticos.

Y lo mismo sucedió durante los rastrillajes pedestres desarrollados en inmediaciones del barrio y una amplia zona costera con la participación de Protección Civil, personal de la Policía de Investigaciones (PDI), bomberos voluntarios de distintas localidades de la región, y hasta una brigada canina entrenada en la búsqueda de personas. También fue sobrevolada el área sin reportarse ni siquiera indicios que alienten su hallazgo.

"Todo esto es muy raro, y estoy desesperado porque pasan los días y (Valentín) no aparece. Y está prácticamente descartada la posibilidad de que haya caído al río", apuntó Moreno, quien desde hace tiempo está separado de la mamá del chico, que vive en Rosario, y se encuentra en pareja con otra mujer. Junto a ellos convivían tres hijos de su actual pareja y dos suyos hasta la desaparición del menor buscado que derivó, por disposición judicial, en el posterior y reciente retorno de su hermano de sangre con su mamá biológica.

El hombre comenzó a sospechar de que su hijo pudo no haber caído al río, pero hasta el momento la investigación no arrojó ningún resultado que pueda descartar tal posibilidad. El padre dijo confiar en la investigación llevada adelante desde la Fiscalía de Cañada de Gómez, a cargo de Natalia Benvenuto, y el aporte que pidió a Derechos Humanos de la provincia para ampliar la búsqueda del nene.

Para el próximo sábado está prevista una marcha, a las 16, en Carcarañá para pedir por su aparición ante la preocupación social que representa el tema visibilizado por medio de afiches con su foto, pegados en lugares estratégicos del barrio formoseño y distintos comercios de la lindante ciudad de Carcarañá. "La verdad es que nadie sabe nada sobre lo que sucedió aunque circulan comentarios de todo tipo", apuntaron a este cronista vecinos de la barriada que no salen del asombro.

Comentarios