Edición Impresa
Viernes 21 de Diciembre de 2012

La melancolía devastadora de Von Trier

En sus últimos 15 minutos "Melancholía" reúne más angustia, desolación y resignación que varias películas enteras de las llamadas apocalípticas.

En sus últimos 15 minutos "Melancholía" reúne más angustia, desolación y resignación que varias películas enteras de las llamadas apocalípticas. Y, encima, sin pertenecer a este subgénero. El planeta Melancolía se dirige hacia la Tierra y no hay ningún Bruce Willis que intente detener su marcha. Resignación absoluta. Pero, decíamos, no se trata de un filme apocalíptico. Es una película sobre el ahogo emocional de varios personajes. Se trata de la destrucción de un matrimonio que precede —y ahí la mirada perversa de Von Trier— a la destrucción del mundo. Von Trier describe implacablemente las emociones y al mismo tiempo denigra al género de ciencia ficción. Lo mismo, el instante final y silencioso de la película es sencillamente cruel, devastador y definitivo. Y más efectivo que cualquier escena cumbre del cine catástrofe.

Comentarios