Edición Impresa
Domingo 05 de Julio de 2015

"La mano del cirujano sigue siendo clave, más allá de la tecnología"

El oftalmólogo Matko Vidosevich encabezó una experiencia inédita en Sudamérica al realizar, junto a un grupo de expertos, intervenciones simultáneas en vivo que fueron transmitidas a todo el mundo. Opciones para resolver problemas oculares en el quirófano.

La oftalmología es una especialidad que siempre está a la vanguardia. Los avances tecnológicos impactaron fuertemente en las últimas décadas en este campo permitiendo que muchas personas abandonen los anteojos, que otras puedan ponerle freno al avance de enfermedades que pueden dejarlas ciegas o logrando que algunas personas recuperen parte de la visión perdida. Las novedades en láser y aparatología fueron centrales para conseguir estos avances que impactan directamente en la calidad de vida de los pacientes y su entorno familiar, sin embargo, la experiencia, los conocimientos y la mano del cirujano siguen teniendo una enorme relevancia.

 Así lo explicó el médico oftalmólogo Matko Vidosevich, quien el sábado pasado organizó junto a un grupo de colegas el Primer Curso de Cirugía de Retina en vivo que se realizó en la Argentina y que tuvo la particularidad de mostrar ocho intervenciones en retina en dos quirófanos en simultáneo, una experiencia inédita para Sudamérica.

La actividad, a la que asistieron más de 100 oftalmólogos, tuvo un plus ya que pudo ser transmitida a todo el mundo (fue seguida por más de dos mil personas) en tiempo real gracias a un sistema de streaming. El curso se realizó en el Instituto Gamma bajo la dirección de la clínica oftalmológica Microcirugía Ocular Rosario, que dirige Vidosevich.

En diálogo con Más, el oftalmólogo destacó que son muchas las patologías que afectan a la vista y que en la actualidad pueden resolverse mediante la cirugía vítreo-retinal, entre ellas las consecuencias de la diabetes en la llamada retinopatía diabética que encabeza las estadísticas, dado el aumento de la enfermedad a nivel mundial, situación a la que la Argentina no escapa. “Las consecuencias de la diabetes en la vista lideran la lista, luego se ubican las maculopatías y los desprendimientos de retina, que junto con las complicaciones en cirugías de cataratas constituyen los grupos más frecuentes”, señaló el especialista. Los efectos de los traumatismos en los ojos también se resuelven mediante la cirugía vítreo-retinal.

“Los avances a los que asistimos en los últimos años fueron, entre otros, la posibilidad de trabajar con materiales cada vez más precisos y delicados para resolver esas patologías, equipos más sofisticados y sistemas de visualización más exactos que ayudaron al cirujano a sentirse más seguro en estos procedimientos, sin embargo, la mano del cirujano sigue siendo crucial en el éxito de estos procedimientos. Es lo más importante”, enfatizó el médico.

Vidosevich contó también que los pacientes están mucho más informados sobre las cirugías y también más confiados en sus médicos gracias a que en esta área se ha ganado en calidad en los centros médicos y los profesionales tienen mucha más destreza.

Lo farmacológico también suma para que los resultados sean óptimos, tanto en lo que hace a la prevención secundaria de problemas como al aporte previo y poscirugía. “Las nuevas moléculas impactaron enormemente en los mejores resultados visuales; contamos con antiinflamatorios más específicos y potentes, medicamentos que preparan y disminuyen sangrados quirúrgicos y liberan tejidos anómalos en la retina que han generado cambios enormes”, explicó el oftalmólogo.

En relación a las cirugías de retina, tan comunes, el médico señaló que a diferencia de lo que pasaba en otros tiempos hoy son cirugías programadas. La mayoría no implica una urgencia.

Los trasplantes de córnea también han avanzado mucho. “La novedad que tenemos en este punto es que podemos trasplantar con una menor cantidad de tejidos involucrados o sólo intervenir determinados sectores y realizar cortes más precisos”.

En problemas de visión causados por el adelgazamiento de la córnea, causados casi siempre a queratocono, porque se produjo una cicatrización de la córnea por alguna infección o lesión severa, o causa de una pérdida de la visión provocada por opacidad de la córnea, es necesario recurrir al trasplante.

Miopía y presbicia

Cuando la luz que entra al ojo se enfoca de manera incorrecta provocando que los objetos distantes se vean borrosos se está en presencia de miopía, que es un error de refracción del ojo.

La miopía es muy frecuente y afecta a hombres y mujeres por igual. Casi todas las personas que la sufren tienen ojos sanos. En estos casos las chances de acceder a una cirugía permiten devolver en gran parte la visión normal. “En cirugía de miopía continuamos realizando básicamente las técnicas de los últimos años que han dado tan buenos resultados. Lo que ha cambiado es que contamos con estudios más especializados de córnea, como las topografías realizadas con Pentacam que permiten elegir cirugías más seguras según cada caso”, explicó Vidosevich, quien agregó que “el momento ideal para operarse es cuando la miopía se estabiliza y eso ocurre entre los 18 a 20 años de edad aproximadamente”.

La presbicia es otra molestia frecuente que puede afectar la vida diaria. Se trata de una anomalía o defecto del ojo que imposibilita ver con claridad los objetos próximos, por una rigidez del cristalino. Es más común a partir de los 40 años. “En esta área hay ciertas innovaciones como lentes bifocales o trifocales intraoculares y sistemas de lentes intracorneales; a su vez, dependiendo de la situación de cada paciente, la cirugía refractiva sigue siendo una alternativa en otros casos de presbicia”, detalló el oftalmólogo.

Otro gran paso es el de las cirugías combinadas, ya que en un mismo procedimiento quirúrgico pueden resolverse o minimizarse varios problemas. “Cataratas, astigmatismo, hipermetropía o miopía pueden solucionarse en una misma intervención”, confirmó el médico, quien insistió en que más allá de los avances dentro del quirófano la prevención y los cuidados siguen siendo fundamentales para una buena calidad de la visión. Muchas patologías, algunas de ellas severas, pueden detectarse a tiempo siempre que se haga una consulta oportuna. Para eso, la visita al oftalmólogo una vez al año es una gran aliada.

Experiencia compartida

Un centenar de profesionales de la oftalmología asistieron la semana pasada al primer curso de cirugía de retina en vivo que se realizó en la Argentina. Organizado por el oftalmólogo Matko Vidosevich, contó además con el apoyo de los cirujanos Arturo Alezzandrini, Ezequiel Rosendi, Marcelo Zas, Mario Saravia, Andrés Bastien y Hernán Grass.

Diversos problemas vinculados a la retina, tanto clínicos como quirúrgicos, fueron tratados durante la jornada, que incluyó el abordaje de casos más complejos como el desprendimiento de retina, la retinopatía diabética, maculopatías y cirugías de cataratas.

La reunión de especialistas contó con un agregado ya que gracias a un sistema on line pudo ser seguida por internet en distintos puntos del mundo, además de que los participantes pudieron interactuar con los cirujanos e invitados especiales. Las cirugías en vivo fueron vistas por médicos de Estados Unidos, México, Venezuela, Brasil, Perú, Chile, España, Francia, Bélgica y desde distintos puntos del país sin costo de acceso.

El evento, que se desarrolló en las instalaciones del Instituto Gamma bajo la dirección de la clínica oftalmológica Microcirugía Ocular Rosario, tuvo el respaldo de Vitrexdigital. El año próximo se realizará nuevamente en la Argentina y el objetivo es que se pueda transmitir en simultáneo con las sedes internacionales ubicadas en España, México, Estados Unidos y Brasil. En esa ocasión los expertos de cada uno de los centros realizarán sus cirugías, las que podrán ser compartidas mediante este avanzado sistema de transmisión. Se espera realizar unas quince cirugías en vivo.

 

Comentarios