El Mundo
Lunes 12 de Septiembre de 2016

La mala salud de Hillary sacude la campaña electoral en EEUU

La candidata casi se desmaya al retirarse de la ceremonia del 11-S en Nueva York. Su médica luego admitió una "neumonía".

Hillary Clinton y su dudoso estado de salud desplazaron ayer de los titulares y los debates en las redes sociales al 15º aniversario del 11-S. Y fue precisamente durante la conmemoración central en Nueva York cuando se vio a Hillary retirarse antes de tiempo, rodeada de sus asistentes y los custodios del servicio secreto. "Estaba acalorada", fue la excusa oficial. Pero poco después se conocían en las redes al menos tres videos en los que se ve a Clinton tambaléandose al momento de subirse al vehículo que la retiró del lugar de la ceremonia. De no ser por los asistentes y custodios, sin dudas la candidata demócrata hubiera caído al suelo. Clinton tiene 68 años.

Hillary se retiró a las 9.30. Algo más de dos horas más tarde salió a la calle frente al departamento de su hija en Nueva York, donde se recluyó, para mostrarse recuperada. "Estoy estupenda", exageró. Su médica, Lisa Bardack, informó entonces que Clinton había sido diagnosticada con neumonía el viernes. Una novedad que se había mantenido en secreto. Con todos estos ingredientes, el caso rápidamente escaló en la atención pública, y hasta los medios más favorables a la demócrata debieron admitir que el episodio impacta en la campaña, y que la salud de la ex secretaria de Estado ya es materia de debate nacional.

Ya lo era desde antes para los republicanos, que insistían en poner en duda la salud de la contrincante demócrata. Desde ayer tienen munición de sobra. El 8 de noviembre próximo, Hillary enfrentará en las urnas a Donald Trump.

Clinton había asistido al acto conmemorativo en Nueva York de los 15 años de los ataques del 11 de septiembre de 2001. Era una típica jornada calurosa en Nueva York y de pronto, a las 9.30, Hillary se retiró inesperadamente después de sentirse "sumamente acalorada'', según su campaña. Pero esta información parece ser falsa. En el video, y pese a la "cortina" que le hicieron los custodios, se la puede ver tambalearse, al punto de que, de no ser por dos asistentes que la toman de los brazos, hubiera caído sin dudas al piso. En un momento es lo que parece ocurrir: Hillary se hunde, sin llegar a caer del todo precisamente porque los asistentes la toman cada uno de un brazo, la alzan y la zambullen en la camioneta negra del servicio secreto. El vehículo la llevó al departamento neoyorquino de su hija Chelsea. Cuando más de dos horas más tarde salió a la calle y le dijo a los periodistas que se sentía "estupendo". Pero para entonces el video del episodio se había multiplicado en las redes y la excusa de una Hillary "acalorada" no convencía ni a los demócratas. Hasta el Washington Post, tal vez el gran diario más afín a Hillary, debió cambiar su enfoque inicial y tituló: "Ahora la salud de Clinton es un argumento real de la campaña electoral". Se refería a las anteriores denuncias de Trump sobre la presunta mala salud de su contrincante. El episodio se suma a los antecedentes de Clinton.

Grave antecedente.En 2012, la entonces secretaria de Estado sufrió un desmayo, se golpeó la cabeza y desapareció por varias semanas. Sufrió lo que oficialmente se definió como "conmoción cerebral al desmayarse". La versión oficial dijo que Clinton se había visto afectada por "un virus estomacal", que le habría producido el desmayo. Este a su vez causó que golpeara su cabeza y sufriera de conmoción cerebral. Semanas más tarde reapareció con una gafas muy gruesas, que luego dejó de usar. Sus médicos informaron entonces que la conmoción cerebral le ocasionó "visión doble temporal". Pero también el descubrimiento de un coágulo entre el cerebro y el cráneo. Clinton ha padecido además trombosis venosa profunda, con coágulos usualmente en sus piernas, y toma un anticoagulante. Los republicanos denuncian que Clinton no está en condición física de dirigir el país y reclaman información completa sobre su salud. Desde ayer este planteo tiene mucha mayor fuerza.

Comentarios