Edición Impresa
Domingo 05 de Julio de 2015

La lucha por una ley para la detección temprana de la ceguera infantil

El oculista rosarino Alejo Vercesi presentó el proyecto el año pasado pero los legisladores lo “cajonearon” y perdió vigencia.

Una lucha sin tregua comenzó el oftalmólogo rosarino Alejo Vercesi para que se apruebe un proyecto de ley que obligaría a los pediatras y neonatólogos a realizar un simple estudio en el recién nacido, a través del cual se podrían detectar enfermedades oculares en forma temprana tales como la ceguera y tumores cancerígenos.
  El año pasado este proyecto perdió vigencia parlamentaria en el Senado provincial. Fue “cajoneado” por los legisladores y no se aprobó, a pesar de que tenía el okey de todas las comisiones de la Legislatura. Ahora, nuevamente el médico insiste en que lo vuelvan a estudiar para poder implementarlo. El senador provincial justicialista Danilo Capitani de San Jerónimo solicitó al profesional el proyecto para presentarlo nuevamente.
  “El proyecto tenía media sanción en la Cámara de Diputados de la provincia y había sido aprobado por las distintas comisiones de Senadores, pero no ingresó al recinto y a pesar de que el gobernador Antonio Bonfatti me prometió que lo iban a tratar, finalmente no lo hicieron”, comentó Vercesi, quien no se cansa de luchar por la causa. “Se supone que este año será más rápido”, auguró el médico.
  En paralelo, la senadora nacional de Jujuy Liliana Fellner conoció este proyecto y la semana pasada llamó al médico rosarino para solicitarlo, con el fin de estudiarlo y poder presentarlo en el Congreso de la Nación. De esta manera los controles de los neonatos serían obligatorios en todo el país.

Prevenir la ceguera

  “Este proyecto es fundamental, señaló el médico, porque con un simple examen oftalmológico se podría saber si el bebé tiene algún problema ocular”, explicó Vercesi.
  De aprobarse esta ley, en el examen pediátrico básico que se le efectúa a todo recién nacido los médicos incluirían una pesquisa llamada “reflejo rojo ocular”. A través de un aparato (llamado oftalmoscopio) que es como una linterna especial, “se ilumina la pupila y se puede ver si hay reflejo rojo pupilar. Si el médico no ve esta señal, hay que derivar al niño rápidamente a un oftalmólogo, porque podría tener desde una catarata congénita hasta un tumor maligno, que pondría en riesgo la vida del chico”, explicó el especialista.
  La ley sería pionera en el país y obligaría a todos los hospitales públicos a realizar esta simple pesquisa en los recién nacidos. “Después se podrían incorporar los privados”, aclaró el oftalmólogo.
  “La única manera de prevenir la ceguera es esta, porque cuando el chico tiene cinco años ya es tarde”, subrayó Vercesi, y pidió a los legisladores que recapaciten sobre la importancia de tratar este proyecto de ley.
  El médico conversó personalmente con los políticos y explicó que para realizar esta pesquisa sólo hace falta un aparato llamado oftalmoscopio, y que hoy en el mercado se puede conseguir por 800 o mil pesos. “Les expliqué que incorporar esto a la rutina médica no va a desequilibrar el presupuesto provincial. Creo que el problema no es económico, sino que falta la decisión política”, opinó. Vercesi destacó que la práctica es simple, fácil e indolora, y los beneficios son enormes.
Inquietud

Vercesi inició esta cruzada por la inclusión de este examen en los bebés, luego de que le tocó recibir a un paciente con retinoblastoma (tumor cancerígeno). Corría el año 79, y el oftalmólogo estaba haciendo la residencia en el Hospital de Niños Víctor J. Vilela. “Tenía 28 años y atendí a una niña con retinoblastoma, que es un tumor cancerígeno”, recuerda. “No podía creer cómo no lo habían detectado antes”, rememora y cuenta que luchó por salvar a esta beba, pero el tumor ya tenía metástasis. Al poco tiempo la pequeña paciente falleció. Desde ese día decidió que la realidad debía cambiar y que esto no podía volver a suceder. Ahora la respuesta está en manos de los legisladores.

Comentarios