Edición Impresa
Sábado 27 de Agosto de 2011

La literatura que habilita la palabra infantil

Invitan a un seminario taller para docentes que se propone indagar en textos e historias

"La literatura permite pensar en utopías, y las utopías sirven para buscar caminos y resolución a los conflictos". La que habla es Ana Bloj, doctora en psicología y profesora universitaria. Desde hace buen tiempo investiga, junto a un equipo de profesionales, sobre "cómo la literatura para niños puede ser un recurso subjetivante". El resultado es un trabajo que define como satisfactorio; y para ampliar oportunidades propone llevarlo ahora al aula, a la misma escuela. Para eso diseñaron un seminario taller, pensado para docentes del nivel inicial y primario que quieran aceptar el desafío de meterse en historias y cuentos infantiles y habilitar la palabra de los chicos.

"Los convocamos a participar de una experiencia de investigación-acción en la que nos proponemos rastrear los posibles modos en los que la literatura para niños transmitida por docentes en la escuela y en las aulas puede producir efectos subjetivantes en niños y niñas de nivel inicial y primario", dice la invitación a sumarse a este espacio de trabajo que arrancó el jueves pasado, pero continúa en otros cinco encuentros.

Según explica Bloj, el trabajo con los maestros implica un desafío y un compromiso desde la Universidad con el sistema escolar. Esto es poder intercambiar los resultados de una investigación con buenas conclusiones, y posibilitar que los docentes participantes diseñen sus propios proyectos pedagógicos.

Investigación. La idea de indagar en la literatura para niños como recurso subjetivante fue el eje de una investigación realizada entre 2007 y 2010 en distintos espacios donde concurrían niños y estaban atravesados por el juego (ludotecas municipales, una ONG y una parroquia). Las conclusiones de aquel trabajo se volcaron luego al libro "El revés del reino: experiencia de investigación. La literatura infantil como recurso subjetivante", de Laborde Editor, y compilado por Bloj, Ana Ida Maschio y Analía Musumano.

"Queremos ver cómo se puede trabajar con este recurso en el aula, con las problemáticas actuales que atraviesan a la escuela", adelanta la educadora. Y agrega que precisamente uno de los grandes desafíos que tiene la enseñanza de estos tiempos es cómo atender a los "mal llamados chicos con déficits atencionales, los hiperactivos o rotulados con todas estas categorías" con que se suele estigmatizar a la infancia.

En rigor, Bloj considera que la literatura infantil, la buena literatura, puede servir para atender a los chicos con escasos recursos simbólicos para que puedan ponerles palabras a lo que les pasa. "Entonces, la literatura podría entrar como una especie de embudo hacia la resolución de este tipo de problemática, y por lo menos poder hacer algo con esto". Habla también aquí de aquellos chicos "todo el día conectados a la computadora, al televisor, con padres ausentes aunque estén presentes, es decir niños pocos mirados, con crianzas de poco acompañamiento adulto, de pocas palabras".

¿Se puede pensar entonces en un costado ligado a la salud en la literatura para niños? "Exacto -responde Bloj- y por eso decimos que es un recurso subjetivante, porque permite que el niño aparezca con su posibilidades, recursos y su historia". Al respecto agrega, que el relato bien puede servir para que "el niño silenciado, ocultado, exiliado del universo escolar" pueda trabajar sobre lo que lo dificulta.

Clásicos. Bloj repasa que en la investigación emprendida entre 2007 y 2010, se valieron de distintos libros pero en particular de los cuentos clásicos. "Siempre están presentes los de hada, los de amor, o aquellos donde está la madrastra que en general representa los aspectos rechazados de la madre, o el brujo que permite hablar de los miedos, o como en Hansel y Gretel que bien puede referir a los temores a salir de la casa o el despegue de la figura parental. Casi todos los cuentos de la literatura clásica guardan algún conflicto que tiene que ver con las fantasías infantiles, y lo interesante es que plantean una resolución del conflicto, con lo que al chico le queda la promesa de que hay una salida".

Cuando se la consulta cómo se puede trabajar esta idea desde la escuela, la docente de la UNR dice que "no hay recetas", y por eso el sentido de "la investigación". Bloj defiende el poder que tienen los relatos, las buenas historias, como mediadoras ante los diferentes conflictos que rodean a las escuelas. Entre los mismos, la violencia.

También anticipa que una idea que no quieren apartar de este trabajo es la dimensión estética, que es la que "permite transformar la realidad, ir al escenario de la fantasía, algo que es clave para el psiquismo, más en los chicos". Y los cuentos clásicos resultan aquí una excelente herramienta.

Seminario. El seminario está organizado por la Secretaría de Extensión Universitaria y la cátedra psicología educativa II. Se dicta en el anexo de Ituzaingó y Corrientes. Las clases son teórico-prácticas. Lo coordinan, además de Bloj, las profesoras Zulma Peralta, Analía Musumano, Ana Maschio, Georgina Borzone. Mónica Castaño, María Crisalle, Cristina Ronchese y María Laura Crespín.

Informes e inscripción, de lunes a viernes de 9 a 12, a los 4808524 / 27, email: catedraeducativa2@gmail.com

Comentarios