El Mundo
Sábado 19 de Noviembre de 2016

La liberación de un opositor dio nuevo aire al diálogo político en Venezuela

Se trata del diputado Rosmit Mantilla, quien estaba detenido desde 2014 por participar, según el gobierno, en planes subversivos.

La liberación del diputado opositor Rosmit Mantilla, quien permaneció detenido durante dos años y medio, le dio nuevo aire a la mesa de diálogo entre el gobierno venezolano y la oposición, que tomó su excarcelación como un gesto positivo. Mantilla, de 33 años, recibió la noche del jueves la orden de excarcelación en una clínica donde estaba recluido a consecuencia de una operación de vesícula. La liberación del dirigente de Voluntad Popular se dio en el marco de los acuerdos alcanzados el fin de semana y que contemplan que recuperen la libertad varios detenidos a los que la oposición considera presos políticos.

   El partido Voluntad Popular, que se negó a sumarse al diálogo, recibió como un "gesto positivo" la liberación de Mantilla y anunció a través de su coordinador encargado, el diputado Freddy Guevara, que de multiplicarse las liberaciones y darse otros gestos de parte del gobierno la organización —que dirige el líder encarcelado Leopoldo López— considerará participar en la mesa. "Estamos en unas horas claves en las que el gobierno tiene que demostrar si realmente esto es en serio", dijo Guevara a las puertas de la clínica capitalina donde está internado Mantilla desde el fin de semana.

   El activista había sido electo diputado suplente en diciembre de 2015 pero no pudo asumir su cargo debido a que estaba recluido en una de las sedes de la policía política desde mayo de 2014. Mantilla, con el rostro pálido y aún convaleciente por la operación a la que fue sometido la semana pasada, agradeció a la Iglesia Católica y a sus compañeros de la coalición de la Mesa de la Unidad Democrática las gestiones que hicieron para lograr su liberación e indicó en breves declaraciones que "me mantengo a la espera de que mis compañeros que siguen tras las rejas salgan en las próximas horas". "Mi compromiso con los venezolanos es seguir trabajando por esa Venezuela que viene, por la Venezuela del cambio", afirmó el activista de derechos humanos mientras sostenía con su mano izquierda una bandera arco iris y portaba una remera con el rostro de López.

   La oposición sostiene que en el país hay más de una centenar de presos políticos. Mantilla fue detenido en mayo de 2014 durante un allanamiento a su vivienda en el oeste de Caracas, tras ser denunciado por un testigo anónimo de recibir dinero para financiar las protestas callejeras de ese año contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

   Amnistía Internacional aplaudió su liberación e indicó en un comunicado que esta excarcelación "debe marcar un cambio profundo en el abordaje del gobierno a la disidencia y la libertad de expresión".

   El alcalde del municipio de Sucre, Carlos Ocariz, quien actúa como representante de la alianza opositora en la mesa de diálogo, también celebró la liberación de Mantilla y anunció que su partido Primer Justicia, la mayor fuerza opositora del país, realizará entre el 30 de noviembre y 4 de diciembre una recolección de firmas a favor un referéndum revocatorio del mandato de Maduro. A su vez el prominente dirigente oficialista, diputado Diosdado Cabello, acusó a la oposición de querer utilizar la mesa de diálogo para que "los asesinos sean puestos en libertad" y para "seguir conspirando". Durante una concentración en el Estado de Barinas exigió a la mayoría opositora de la Asamblea Nacional anular la juramentación de los tres diputados del Estado sureño de Amazonas que pidieron esta semana su desincorporación atendiendo una orden del Tribunal Supremo de Justicia que los suspendió por supuestas irregularidades en su elección.

   El referéndum revocatorio fue suspendido a fines de octubre por decisión de las autoridades electorales y judiciales tras las denuncias presentadas por oficialistas sobre un supuesto fraude en una primera recolección de firmas a favor de la consulta. La suspensión del proceso crispó las tensiones políticas en el país. La mesa de diálogo entre el gobierno y la oposición tiene el apoyo del Vaticano, la Unasur y los ex presidentes José Luis Rodríguez Zapatero, de España; Martín Torrijos, de Panamá, y Leonel Fernández, de República Dominicana.

Comentarios