Economía
Viernes 21 de Octubre de 2016

La Legislatura santafesina aprobó la adhesión al blanqueo

La iniciativa propone sumarse a la ley nacional y provocó grietas en el oficialismo, que terminó dividido. Hubo 11 votos en contra y una abstención

Como corolario de un debate que abrió grietas hasta en el propio interbloque oficialista, la Cámara de Diputados provincial convirtió en ley la adhesión de Santa Fe a la normativa nacional de blanqueo de capitales, denominada de sinceramiento fiscal. La dividida votación arrojó 28 votos a favor, 11 negativos y una abstención.

El proyecto votado avaló el texto que recibió media sanción el mes pasado en el Senado santafesino propiciado por los legisladores justicialistas Alcides Calvo (Castellanos), Rubén Pirola (Las Colonias) y Danilo Capitani (San Jerónimo).

La iniciativa, que fue girada anoche a la Casa Gris para su promulgación, propone la adhesión general al blanqueo nacional, aunque establece algunas excepciones que generaron arduas discusiones de técnica legislativa y hasta constitucionales en las comisiones.

Entre ellas prescribe que las declaraciones que ingresen al régimen de sinceramiento fiscal desde un valor de 305 mil pesos tributarán al fisco provincial el 1 por ciento, coparticipable a municipios y comunas. Además, que lo que corresponda a la provincia de tal porcentaje se imputará al Fondo de Infraestructura Vial.

La adhesión en territorio santafesino también tendrá la particularidad legal de que quienes blanqueen bienes y decidan invertir en la provincia más del 60 por ciento de esos capitales quedarán exentos del pago del tributo provincial del 1 por ciento.

La diputada socialista Clara García fundamentó el dictamen favorable historiando la aprobación "mayoritaria en el mes de julio pasado por parte del Congreso a la ley de reparación histórica en el pago de la deuda a jubilados y pensionados y a un sinceramiento fiscal". Reconoció que su fuerza política "votó en contra de los artículos referidos al blanqueo" en aquella oportunidad, pero argumentó que "en el juego de la democracia se convirtió en ley, y teniendo en cuenta que gran cantidad de provincias ya la compatibilizaron a sus normas fiscales, hemos trabajado en base a este proyecto venido del Senado" para adherir a Santa Fe al blanqueo "bajo determinadas condiciones que impedirán que se convierta en una ley tapón".

Desde el oficialismo también fundamentaron el apoyo de sus bloques los diputados radicales Julián Galdeano y Jorge Henn.

En contra. "Un traje a medida para evasores", disparó en cambio al explicar su voto negativo el diputado socialista Rubén Giustinianni, quien dijo que "esta ley es injusta para los trabajadores que pagan Ganancias e inoportuna en una semana en la que se investigan maniobras de lavado en Rosario".

"Y además —añadió— es innecesaria porque lo que están pidiendo es una adhesión a las políticas económicas del gobierno nacional". El diputado oficialista también dejó flotando en su discurso una disyuntiva inquietante: "¿Cuál es el delgado límite entre el blanqueo y el lavado de capitales?".

El legislador del PPS Héctor Cavallero, otro de los que se opuso aseguró que "la Nación no tiene ninguna autoridad para avasallar la autonomía fiscal de la Argentina", además de cuestionar que "no se haya celebrado una ley convenio entre la Nación y la provincia, como hubiese correspondido".

El diputado del Frente Social y Popular Carlos del Frade, quien también votó en contra, consignó que "este proyecto va a premiar a los que se rebuscaron para no pagar impuestos, por eso votar este proyecto es votar a favor de los sectores más poderosos".

Comentarios