Economía
Domingo 12 de Junio de 2016

La Legislatura está gestando un paraguas financiero para empresas recuperadas

Un proyecto de ley apunta a desarrollar un protocolo de acción y acompañamiento de los trabajadores que deciden preservar sus fuentes

En la Legislatura provincial se está gestando un proyecto, inédito en el país, que declara de "interés social" el proceso de recuperación de empresas por sus trabajadores y fija una serie de medidas de protección y apoyo a su desarrollo. Esto incluye la creación de herramientas de financiamiento, asesoramiento y asistencia técnica, entre otras. La iniciativa es impulsada por el diputado Joaquín Blanco y sus pares del bloque socialista, aunque también participan en su confección la Secretaría de Desarrollo Territorial y Economía Social del Ministerio de la Producción y las propias cooperativas santafesinas.

El espíritu del proyecto de ley no es el de rescatar a estas empresas del crítico panorama actual que se presenta ante los tarifazos, la caída del consumo y la crisis hídrica, entre otras dificultades que lleva a más de una a considerar el cierre, sino a fijar, precisamente, un protocolo de acción y de acompañamiento a los trabajadores que quedaron en la calle pero no se resignan a perder su fuente laboral y deciden hacerse cargo y reactivarla. Y ante todo, a "contribuir al mantenimiento y/o creación de puestos de trabajo dignos", apoyando los procesos de desarrollo, apertura y ampliación de las cooperativas.

El texto original de la iniciativa postula que, en caso que se sancione la ley, el órgano de interpretación y aplicación de la misma será la Subsecretaría de Economía Social y Solidaria, que "tiene a su cargo la creación de políticas públicas que garanticen un coherente y efectivo apoyo del Estado provincial a las empresas recuperadas de la provincia de Santa Fe, a través de acciones de acompañamiento y fortalecimiento de los trabajadores de las mismas, posibilitando la creación de herramientas que establezcan el procedimiento para la recuperación de empresas".

También se fijan inspecciones e informes periódicos de parte del Ministerio de Trabajo sobre "las condiciones laborales de los trabajadores, el estado de funcionamiento de la unidad productiva y los antecedentes del establecimiento obrantes en sus registros". Y esa cartera "deberá articular su labor con el Ministerio de la Producción". Asimismo, se crea un registro de empresas recuperadas, cuyo procedimiento será establecido por el órgano de aplicación.

De esta manera, las inscriptas podrán recibir asistencia técnica y acompañamiento "para que la empresa recuperada pueda ser sustentable en los aspectos económico, productivo y social"; tendrán preferencia como proveedoras del Estado; un tratamiento fiscal preferencial "de carácter temporal y diferenciado según el impacto en el mantenimiento y generación de puestos de trabajo de la empresa y acceso a líneas de créditos.

La propuesta fue presentada días atrás en un almuerzo en la parrilla rosarina Lo Mejor del Centro Cooperativa Limitada, una de las 26 empresas recuperadas que dan trabajo a casi 1.200 personas en el territorio santafesino. Del encuentro participaron legisladores, funcionarios del Ministerio de la Producción provincial, del municipio de Rosario y representantes de empresas recuperadas y de federaciones que las nuclean. La mesa de trabajo sirvió para que éstos últimos, que en general acuerdan y celebran el proyecto, hicieran propuestas y aportes que serán considerados por los diputados para incluirlos en el texto.

"Fue muy bueno escucharlos porque son cooperativas que no pretenden del Estado un subsidio para sobrevivir sino que quieren un gobierno inteligente, que haya reglas claras. Cuando hablamos de asistencia técnica, lo plantean desde un lugar muy interesante, para desarrollar nuevos productos, servicios, abrir mercados, obtener certificaciones de calidad, para competir de igual a igual con empresas internacionales", comentó Blanco. Y en materia de créditos, "no nos referimos a un financiamiento al consumo sino para la inversión en capital y en estos intangibles como diseño de nuevos productos, packaging, abrir oportunidades que también necesita un apoyo económico de parte del Estado. Porque las cooperativas a veces están al día pero no tienen capacidad de ahorro", observó Blanco.

La posible sanción de esta ley "se da en un momento importante donde si bien no hay una crisis masiva de empresas, sí el contexto amerita una política progresista en la materia, porque los más desprotegidos son los trabajadores, y en este caso los que deciden hacerse cargo de empresas abandonadas por sus dueños", consideró Mauro Casella, secretario de Desarrollo Territorial y Economía Social del Ministerio de la Producción.

"Esto requiere un apoyo institucional, que no siempre implica dinero o un fondo específico —si es necesario, se gestiona a nivel provincial y nacional—, pero sí precisan mucho asesoramiento y acompañamiento porque muchas veces ahí está la clave de generar un proceso exitoso: muchas veces hay fallas procedimentales que hacen que se caiga todo un proceso de recuperación. Entonces es fundamental generar una unidad en el Poder Ejecutivo con un protocolo claro que nos permita recuperar, en el momento en que así lo deciden los trabajadores, la mayor cantidad de empresas", reflexionó Casella.

"Planteamos este proyecto de ley en un contexto donde no hay una política clara para las pymes a nivel nacional y esto no sólo tiene que ver con el tarifazo energético, sino cómo al capital se lo está incentivando a que apueste por el sector financiero y no al productivo, lo cual impacta en primer lugar a las pymes. Entonces por un lado queremos ver cómo defendemos el sector de las cooperativas porque estamos ideológicamente convencidos que su éxito es una retribución impresionante en su comunidad en términos de igualdad, de integración social y solidaridad, por la distribución igualitaria de la red de esa empresa entre sus miembros", expresó el legislador.

"Este es un mensaje político en este contexto de incertidumbre, de dudas, de peligro de puestos de trabajo, de suspensiones que se anuncian todos los días. Que los trabajadores sepan que tienen una herramienta legal en caso de quiebras fraudulentas, abandono de los patrones, o vaciamiento de empresas: que tienen un marco normativo para incentivar la conformación de cooperativas de trabajo en el marco de empresas recuperadas. Que tienen una herramienta para poder cambiar esa crisis", afirmó Blanco.

Como temas a tratar para incorporar al proyecto, los legisladores agendaron la propuesta de la Cooperativa Unión (ex lavadero Virasoro), de gestionar en los municipios y comunas que tienen parques industriales en desarrollo, que generen incentivos y espacios pensados para empresas recuperadas, en virtud que "siempre el lugar físico es un tema para éstas, porque está vinculado con quiebras, causas judiciales, procesos de expropiación o con alquileres", señaló el diputado.

Sobre este último punto, la misma cooperativa Lo Mejor del Centro planteó el excesivo peso económico a la hora de alquilar o renovar contratos de locación. De allí que "trataremos de buscar la forma para evitar el cobro de comisiones y sellados en los contratos por parte de la provincia y ver cómo limitar a los privados, por ejemplo, con el cobro de dos meses de alquiler de comisión que se cobra en el arranque", especuló el legislador.

Otro problema específico del sector es la cobertura social. "En general a las cooperativas les cuesta mucho resolver el acceso a las obras sociales y jubilaciones. Si bien esto no es órbita provincial sino nacional, habría una posibilidad si encontramos un puente de solidaridad entre los trabajadores y los sindicatos para hallar un marco que los contemple, según el rubro, haciendo los aportes correspondientes como cualquier otro afiliado", sugirió Blanco.

Comentarios