Edición Impresa
Sábado 10 de Mayo de 2014

La lechería ganó lugar en Rosario

El cluster lechero en la provincia mueve $33 mil millones anuales. La zona tiene condiciones para ser una sede más estable.

E

l cluster de la lechería en la provincia de Santa Fe moviliza cerca de 33 mil millones de pesos anuales, entre la diversidad de empresas que intervienen en la producción, la logística, el procesamiento y el traslado. Así lo definió Aldo Ferrari, director de Mercoláctea, en el marco de la apertura de la muestra que cierra hoy y que por primera vez se realiza en Rosario, con la presencia de más de 100 empresas de primera línea, en este espacio de debate sobre el sector.

El dato no es menor si se considera que después de una permanencia de 13 años en la ciudad de San Francisco (Córdoba), los organizadores decidieron trasladarse hacia la cuenca lechera santafesina y comenzar a sentar las bases de una permanencia que se podría extender por una década en la zona.

"Creemos que con esta decisión, estamos acercando más productores a la muestra. No sólo porque se aproxima a una región de muchas usinas lácteas, sino porque hemos generado una mayor accesibilidad para otras regiones como Colombia, Chile, Brasil, Uruguay y Paraguay que participan de este encuentro lechero del Mercosur", manifestó Ferrari.

Desde hace un tiempo, esta auténtica ciudad lechera, viene discutiendo la necesidad de una articulación pública privada en materia láctea, aunque los directivos resaltan que no es una exposición política, sino un escenario para plantear reclamos y necesidades.

Ferrari destacó el progreso genético de la lechería, al comparar que muchas vacas que el año pasado producían, este año muestran una producción menor al de sus hijas. "Hay muchas mejoras y se acompañan por la innovación y desarrollo de las empresas", indicó.

Este año, el eje central de las discusiones estuvo orientado al confort animal. Es decir, mejorar la relación entre trabajo y descanso que se produce en cada tambo.

En Mercoláctea se planteó por qué el sector empieza a ordeñar a las tres de la mañana y retoma a las tres de la tarde. "Esto está en discusión, y en un proceso de cambios, ya que hay ejemplos de sistemas productivos donde el ordeñe comienza a las 10 de la mañana, continúa a las 22 horas y en esos intermedios el productor lleva a sus hijos a la escuela, almuerza y cena con su familia y también tiene tiempo para el descanso", subrayó Ferrari.

Otra inquietud, estuvo centrada en cómo capacitar a los mandos medios, ya que en Argentina las grandes inversiones las hacen los empresarios, pero no son estas figuras quienes se encargan de las tareas básicas y el ordeñe. Según Ferrari, los tambos modernos se conforman por comunidades, donde hay nutricionistas, asesores en reproducción, personas que direccionan el vínculo con la genética y requieren una capacitación constante.

Comentarios