Empleo
Sábado 26 de Noviembre de 2016

La Justicia laboral "colapsada" se movilizó en la puerta de los Tribunales provinciales

Jueces, camaristas y empleados convocaron a un acto y aseguraron que la crisis pone en riesgo los derechos de los trabajadores.

Jueces, camaristas, empleados, sindicatos y abogados, en un acto inédito, volvieron a denunciar ayer la situación de "colapso" en la que se encuentra el fuero laboral de los Tribunales provinciales de Rosario. Reclamaron una vez más la creación de cargos y una decena de juzgados laborales advirtiendo que lo que está "en riesgo es el derecho humano de acceso a la Justicia" en una ciudad donde hay un magistrado por cada 123 mil habitantes, tres veces menos de lo que sucede en Buenos Aires y Córdoba. A la hora de los justificativos, dijeron que entre febrero y octubre de este año se iniciaron 17.400 causas, un promedio de 1.740 por juzgado laboral, más del doble respecto de los juzgados civiles y comerciales.

"La situación de colapso en la que están sumergidos los juzgados de trabajo fue puesta de manifiesto hace ya varios años", señaló desde las escalinatas del Palacio de Tribunales Roxana Mambelli, vocal Cámara de Apelaciones en lo Laboral, donde leyó un documento en nombre de los magistrados y funcionarios del fuero.

Recordó que en 2009 se denunció la situación de crisis y la "falta de respuestas del poder político" porque se había duplicado el número de causas y ya entonces las estadísticas se plateaban como "preocupantes".

Un año más tarde, la misma Corte Suprema de Justicia de Santa Fe había reclamado la creación de por lo menos ocho juzgados laborales, y en 2011 se reiteraron las denuncias,

Incluso una de las mayores críticas fue que ese año no se habían incluido en el presupuesto provincial los cuatro juzgados laborales que sí figuraban en el proyecto original que el Ejecutivo había enviado ese año a la Legislatura; remarcando la "responsabilidad institucional" que significa esa decisión de la Legislatura.

La magistrada no dudó en asegurar que la crisis provoca "el riesgo latente de violar el derecho humano de acceso a la Justicia", ya que los conflictos que se presentan "podrían quedar sin respuesta adecuada de persistir esta grave situación".

Críticas. Si bien horas atrás el ministro de Justicia de la provincia, Ricardo Silberstein, anunció que enviará a la Legislatura dos proyectos de ley para crear tres juzgados laborales, el titular de la Asociación de Abogados Laboralistas de Rosario, Jorge Elizondo, insistió en que el número de nuevos juzgados que están reclamando asciende a diez.

Y puso en el blanco de las críticas tanto a los ministerios de Justicia y de Trabajo —éste último tanto provincial como nacional— que "no juegan el papel que tienen que jugar".

"Esto no se arregla con tres juzgados", le contestó claramente Elizondo al ministro de Justicia, y también apuntó al proyecto presentado por el legislador provincial por el PRO Germán Mastrocola (ver aparte).

"Sabemos de la situación en el cordón industrial y de las fábricas de la ciudad que por la política irracional del gobierno nacional tienen compañeros despedidos y suspendidos, y sabemos que ese drama termina siempre en este edificio", señaló el abogado, y se refirió también "a los casos de quienes sufrieron accidentes que los dejaron incapacitados y sobre los que se habla de la industria del juicio, que no es tal, sino que nadie piensa en esos trabajadores incapacitados que no pueden volver a tomar un empleo".

Es que sólo entre febrero y octubre de este año, ingresaron por mesa de entrada del fueron laboral 17.400 causas.

Ese número significa un promedio de 1.740 por cada uno de los diez juzgados existentes, cuando en la capital provincial ese promedio es de 849 causas por juzgado, y en el fuero civil y comercial el promedio desciende a 817.

En tanto, mientras en Capital Federal hay un magistrado cada 36 mil habitantes; en el Gran Córdoba, uno cada 40 mil; y en Mendoza, uno por cada 53 mil; en Rosario la distribución es de un juez cada 123 mil habitantes.

Los trabajadores. Además de asegurar que el fuero laboral "está absolutamente colapsado", el titular del Sindicato de Empleados Judiciales, Juan Nucci, consideró que "un juicio de cinco y seis años, es un derecho que se cae vacío y débil, y ésta es la situación actual".

Extensión horaria, trabajo bajo presión y condiciones de hacinamiento fueron las situaciones relatadas en los juzgados laborales que el dirigente describió, y apuntó también a la presencia de "practicantes, que son esclavos, y pasantes, que es la figura moderna del aprendiz medieval", cuando "hay un orden de mérito de ingreso al Poder Judicial que está esperando que se creen los cargos necesarios".

Comentarios