La Región
Miércoles 11 de Enero de 2017

La Justicia imputó ayer al hijo de la arquitecta asesinada en El Trébol

La fiscal en turno de Santa Fe, Cristina Ferraro, lo consideró responsable de homicidio calificado agravado por el vínculo. Pedirá que siga detenido

La Justicia atribuyó ayer a Alejandro Garnero, de 35 años, la autoría del crimen de su madre en la localidad de El Trébol, bajo el cargo de homicidio calificado agravado por el vínculo, conforme explicó a este diario la fiscal de instrucción de feria de Santa Fe, Cristina Ferraro, al cabo de la audiencia de imputación que se realizó en la mañana de ayer. La fiscal adelantó que mañana, en otra audiencia, pedirá que se mantenga la preventiva para que Garnero siga preso durante la prosecución del proceso.

La fiscal había ordenado la detención del joven, quien desapareció mientras trasladaban a su madre al hospital. Previamente había avisado a su padre, que estaba en campo trabajando, que su madre se había descompensado tras una caída en el patio de su casa. El servicio de emergencias lo encontró con su madre sentada en el inodoro mientras intentaba lavarla. Fueron los médicos quienes notificaron a la policía que los golpes no eran compatibles con un accidente. Las pericias forenses, ratificadas por la autopsia, desmienten la versión que entonces el joven Garnero dió a familiares y ayer repitió ante el Tribunal.

La arquitecta Gloria Brero de Garnero fue hallada a las 18 del martes de la semana pasada en su vivienda con heridas en la cabeza, en los hombros y escoriaciones en otras partes del cuerpo. Inmediatamente fue llevada al hospital de El Trébol y, a raíz de la gravedad de su estado, derivada al Sanatorio Britanico de Rosario donde falleció el miércoles pasado.

Su hijo Alejandro fue encontrado el domingo por la policía que lo buscaba oculto en un campo propiedad de sus padres ubicado a unos 12 kilómetros al sudeste de El Trébol. El jueves al mediodía la fiscal había ordenado su captura nacional e internacional, porque la autopsia realizada al cadáver determinó que el deceso se produjo a raíz de los golpes que recibió y no como producto de una caída.

Garnero, le dijo la fiscal Ferraro a este diario, será sometido a pericias psicológicas y psiquiátricas, dado lo inverosímil de su relato, que ayer sostuvo con convencimiento frente a los jueces lo que hace dudar, además de algunas apreciaciones de familiares que llegaron a los investigadores, de su salud mental.

La muerte de la arquitecta Brero causó conmoción en El Trébol, una ciudad de 20 mil habitantes del departamento San Martín, donde era conocida por su profesión y por su participación en actividades sociales y como docente.

Un vocero de la pesquisa dijo que la escena del hecho había sido alterada y limpiada. Y lo que en principio fueron sospechas se confirmaron luego de la autopsia que desechó la posibilidad de un accidente. Según fuentes allegadas al caso, se estableció que la arquitecta estaba en la casa sola con su hijo, mientras que sus otras dos hijas no estaban y su marido trabajaba en el campo.

Garnero fue hallado en el campo de sus padres donde recurrentemente, según allegados al caso, solía ir a refugiarse cuando se encontraba en problemas.

Comentarios