El Mundo
Sábado 21 de Mayo de 2016

La Justicia española autorizó las "esteladas" en la final de la Copa del Rey

Un juez de la causa rechazó que la bandera independentista catalana incite a la violencia, el racismo o la discriminación.

La hinchada del Barcelona podrá ondear esteladas, las banderas catalanas independentistas, mañana en la final de la Copa del Rey del fútbol español, después de que la Justicia revocara ayer la decisión de las autoridades de la región de Madrid de prohibir su entrada en el estadio Vicente Calderón.

El juez Jesús Torres Martínez estimó "parcialmente" el recurso presentado por la plataforma Drets, una asociación de abogados dedicada a "defender a los catalanes de la catalanofobia", al considerar que las esteladas no incitan a la violencia, racismo o xenofobia y decidió autorizar la presencia de las banderas en la final que decidirá el próximo campeón de Copa.

La delegada del Gobierno en Madrid, Soledad Dancausa, había prohibido el miércoles la entrada de las banderas independentistas al duelo entre el Barcelona y el Sevilla argumentando que éstas infringían la ley contra la homofobia, la xenofobia, el racismo y la violencia española. El juez le quitó ayer la razón. "En ningún caso ha resultado probado en este momento procesal que la exhibición de la llamada estelada puede incitar a la violencia, el racismo, la xenofobia o cualquier otra forma de discriminación que atente contra la dignidad humana", razonó el magistrado en su auto, que no será recurrido por la administración de Dancausa. "El Barcelona celebra que la decisión del juez permita, mañana, la libre expresión de símbolos y banderas legales a los socios y aficionados de nuestro club", destacó el club en un comunicado, tras conocer una resolución que la asociación Drets calificó de "victoria moral".

Preocupación. La institución azulgrana mantendrá de todas formas el recurso contencioso-administrativo que también por este motivo interpuso el jueves y que aún está pendiente de resolución al haber recaído en otro juzgado. "Al tiempo, el Barcelona muestra su preocupación por que se puedan producir situaciones como las que se han vivido desde el miércoles y que representan un intento de atentado a la libertad de expresión y, además, no contribuyen a favorecer lo que siempre ha sido y ha de ser una fiesta del fútbol y del deporte", añadió la junta azulgrana en su nota.

La decisión de la delegada del Gobierno había provocado un profundo malestar entre la hinchada azulgrana y la sociedad catalana, pero también entre algunas autoridades de la ciudad de Madrid. La alcaldesa de la capital española, Manuela Carmena, había comunicado su intención de no asistir el partido en solidaridad con su par de Barcelona, Ada Colau, que tenía la intención de no presenciar el partido por la prohibición de las esteladas.

Conocida la revocación del juez, tanto Colau como el presidente del gobierno catalán, Carles Puigdemont, anunciaron que viajarán a Madrid para asistir a la final de Copa. "Iré a Madrid, contento de que un juez haya detenido una decisión antidemocrática. Es necesaria una dimisión y algunas rectificaciones. Urgentes", escribió Puigdemont en su cuenta de Twitter nada más conocer el auto del juez.

Puigdemont, como el Barcelona, había denunciado que la prohibición atentaba contra el derecho a la libertad de expresión de los ciudadanos catalanes y ayer, en un encuentro con periodistas internacionales, solicitó la dimisión o, en su defecto, la destitución de Dancausa. "Es lo que se debería exigir en un país normal", apuntó Puigdemont, después de que el ministro de Exteriores español, José Manuel García-Margallo, reconociera ayer que la prohibición fue una decisión "más política y sentimental que legal".

Silvatinas al himno. Parte de los ciudadanos de Cataluña reclaman desde hace años la independencia de la región, situada en el noreste de España. La disputa por la soberanía de Cataluña generó numerosas fricciones entre el gobierno central y el local, que aspira a lograr la soberanía en menos de dos años. No hay año en el que la Copa del Rey no arrastre una severa polémica. Los hinchas del Barcelona favorables a la independencia silbaron el himno de España en las últimas finales de Copa que disputó el club azulgrana, a las que pudieron asistir con sus esteladas.

En los últimos tiempos, las finales entre Barcelona y Athletic de Bilbao sembraron las horas previas de discusiones sobre los abucheos al himno español que luego se produjeron. Y ahora llega el conflicto de las "esteladas".

Comentarios