Femicidio en Oliveros
Lunes 16 de Mayo de 2016

La justicia dictó prisión preventiva para el acusado de femicidio en Oliveros

La jueza Griselda Strólogo dispuso que el joven de 20 años detenido el sábado por la tarde continúe "sin plazos" tras las rejas. Fue imputado de los delitos de abuso sexual con acceso carnal seguido de muerte a la joven Marlene María del Rosario Franco.

Al joven de 20 años, identificado como José Enrique O., dictó la prisión preventiva sin plazos por la muerte de la joven Marlene María del Rosario Franco de 21 años ocurrido en las primeras horas del sábado en la localidad de Oliveros (departamento Iriondo). La jueza Griselda Strólogo lo acusa por los delitos de abuso sexual con acceso carnal seguido de muerte contra la joven.
La prisión preventiva fue solicitada por el fiscal Leandro Lucente y la jueza de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Griselda Strólogo, accedió al pedido.
El abuso y posterior crimen de la joven de 21 años fue cometido en la madrugada del sábado en una vivienda ubicada en Mitre al 500 de la ciudad de Oliveros. El cadáver de la joven fue encontrado en el patio trasero del citado inmueble por un vecino que fue a guardar su vehículo al lugar.
Por la tarde fue detenido el principal sospechoso en virtud de la descripción de un testigo que dijo haberlo visto en las inmediaciones. José O. fue llevado a la comisaría para una testimonial pero terminó confesando su autoría en sede policial. En este sentido, si bien esa declaración no tiene valor judicial, fuentes allegadas a la investigación señalaron que los dichos del joven fueron oídos por testigos convocados en ese momento por los uniformados.
Respecto de la investigación, el vocero consultado señaló que "se tomaron muestras de rastros biológicos pero ese material deberá ser peritado y eso llevará tiempo". No obstante, mientras se siguen colectando pruebas hay otras evidencias que en principio comprometen al acusado.
El acusado fue aprehendido en el marco de un allanamiento realizado durante la tarde de ese sábado en su casa, donde también se secuestraron prendas que fueron enviadas al Instituto Médico Legal de Rosario para cotejar el ADN de la ropa con las muestras recabadas en el lugar del crimen.



Comentarios