El Mundo
Sábado 14 de Mayo de 2016

La Justicia dictamina la inexistencia de un hijo de Evo Morales

El presidente boliviano, Evo Morales, salió airoso de una batalla judicial con su ex pareja luego de que una jueza dictaminó que no existe el niño que la mujer dijo haber procreado nueve años atrás con el mandatario.

El presidente boliviano, Evo Morales, salió airoso de una batalla judicial con su ex pareja luego de que una jueza dictaminó que no existe el niño que la mujer dijo haber procreado nueve años atrás con el mandatario. La jueza de Niñez y Adolescencia Jacqueline Rada declaró "improbada la demanda... por inexistencia física comprobada del niño" y archivó la denuncia por "violencia psicológica" de un menor que había sido presentado en marzo como el supuesto hijo que Morales había tenido con Gabriela Zapata. El jefe de Estado reiteró ayer que "es mentira la supuesta paternidad de un tercer hijo producto de una relación con se ex pareja y que "la derecha se encargó de mentir en el caso". Cuando estalló el escándalo se sometió incluso a una prueba de paternidad y conminó a Zapata a presentar al niño, pero la mujer rehusó la prueba alegando supuestos vicios. Según analistas, el escándalo precipitó la derrota electoral de Morales en el referendo del 21 de febrero por una nueva reelección, su primer traspié electoral en una década en el poder.

Tintes de telenovela. La denuncia inicial era por tráfico de influencias a favor de Zapata, quien sin poseer títulos académicos fue gerente comercial de la transnacional china CAMC Engineering que se adjudicó proyectos del gobierno por más de 500 millones de dólares. Pero el caso tomó tintes de telenovela cuando Morales admitió una antigua relación con Zapata, de 29 años, de la que nació un hijo que murió poco después del parto. El mandatario es soltero aunque tiene dos hijos de relaciones anteriores.

Zapata está en prisión preventiva acusada de enriquecimiento ilícito y ha declarado varias veces que el hijo que tuvo con Morales está vivo, pero según la jueza no ha podido probarlo. La supuesta existencia del niño mantuvo en suspenso a los bolivianos. Investigadores confiscaron cuentas y autos a Zapata, quien se consideró víctima de un aparato judicial que favorece al gobierno. El miércoles, la oficialista Asamblea Legislativa cerró una investigación a Morales por tráfico de influencias aunque la oposición dijo que "existen indicios de uso indebido de influencias, incumplimiento de deberes y contratos lesivos al Estado". No obstante su buena gestión económica, las denuncias de corrupción mermaron la popularidad de Morales en momentos en que comienzan a sentirse efectos de una crisis por la caída de los precios de materias primas.

Comentarios