La ciudad
Domingo 05 de Junio de 2016

La jueza de primera instancia no soslayó los derechos del niño

Cuando González Tomassini apeló la resolución de Rodenas, intervino el camarista Carlos Carbone. El magistrado confirmó el sobreseimiento, aunque por aplicación del beneficio de la duda. Entre sus principales argumentos se leen los siguientes:

Cuando González Tomassini apeló la resolución de Rodenas, intervino el camarista Carlos Carbone. El magistrado confirmó el sobreseimiento, aunque por aplicación del beneficio de la duda. Entre sus principales argumentos se leen los siguientes:

• No se observa en el expediente que Rodenas haya soslayado los derechos del niño sino más bien lo contrario: esos derechos se respetaron "a rajatabla".

• González Tomassini se negó a que su hijo sea examinado por organismos interdisciplinarios del Poder Judicial, que protege mejor los intereses del niño que la Cámara Gesell. "Contrariamente, se empeñó en someterlo a revisaciones genitales privadas y de su psiquis cuando se había sugerido el control judicial sobre ellos".

• No hay en la causa elementos que prueben el abuso denunciado. La jueza Rodenas valoró correctamente la evidencia.

• En las primeras presentaciones de la madre se hablaba de abuso con penetración, pero en la apelación ese fue morigerado y se mencionó como abuso sin tal circunstancia.

• Los rasgos físicos encontrados por una médica forense en el cuerpo del niño no están relacionados con un abuso sexual. Esa certeza se acrecienta con el testimonio del pediatra del chico, quien lo examinó y no observó lesiones externas compatibles con un abuso.

• La médica forense que dio cuenta de ciertos signos en el cuerpo del nene, ante una pregunta puntual respondió que podían deberse "a mil cosas".

• No se puede coincidir con González Tomassini en que se debe seguir investigando cuando sus propios técnicos refieren la inconveniencia de someter al menor a nuevas declaraciones y exámenes físicos.

• La madre se negó a ser evaluada para clarificar algunas cosas que presentan cierto grado de confusión. Es más: se quejó de que no pudo controlar el informe sobre el denunciado, pero ella nunca se presentó para ser evaluada.

• El sobreseimiento del padre es válido, pero por otra causal: no está acreditada la penetración, pero no se puede descartar algún tipo de abuso indeterminado que no pudo ser corroborado debidamente por los organismos interdisciplinarios judiciales por la reticencia materna.

Comentarios