Política
Miércoles 25 de Mayo de 2016

La interna en Cambiemos dejó a Rosario en el centro del debate por la pobreza

Durán Barba dijo que "no es verdad que la gente muera de hambre" en el país y Pinedo le sugirió "ir a las villas del borde" de nuestra ciudad.

El presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, criticó duramente al consultor del gobierno Jaime Durán Barba por afirmar que en la Argentina "no es verdad que la gente muera de hambre". Y lo que comenzó como un cruce interno en Cambiemos terminó con Rosario en el centro de la escena: es que el legislador macrista le aconsejó al operador político ecuatoriano "ir a las villas del borde" de la ciudad, donde "hay situaciones de pobreza inaceptables", además de sugerirle recorridas por "la selva del norte salteño" o el conurbano bonaerense para ver "cuáles son sus prioridades".

"Debería (Durán Barba) ir a la selva del norte salteño a vivir con los wichis, a ver cuáles son sus prioridades. Al conurbano también podría ir, o a las villas del borde de Rosario. Hay situaciones de pobreza inaceptables para la Argentina, me parece que no conoce bien el país", descerrajó Pinedo.

El asesor político del presidente Mauricio Macri estuvo presente el sábado pasado en el programa televisivo de Mirtha Legrand y, en ese marco, habló de la situación del país.

De hecho, discutiendo en la mesa sobre la famosa "grieta" y cuáles son las preocupaciones de los argentinos, el ecuatoriano confrontó con el actor Joaquín Furriel por haber dicho que "la visión de que hay gente muriéndose de hambre es falsa".

"A lo mejor esas personas no forman parte de los números de opinión pública que él (Durán Barba) mira", prosiguió Pinedo, dejando en claro que puertas adentro del PRO no todos se llevan bien con el asesor.

El senador también indicó que el ecuatoriano tiene una opinión "interesante" sobre la evolución de la opinión pública en el mundo.

"Tiene una mirada inteligente sobre ese tema, pero no es el hombre que hace las políticas públicas del gobierno", aclaró el legislador.

En esa línea, Pinedo añadió: "Para cambiar esas situaciones es que nosotros hacemos política". Asimismo, advirtió que tampoco comparte la opinión del operador sobre el aborto.

"Yo defiendo la vida. En el PRO hay distintas opiniones y posiciones. La suyas (por Durán Barba) no son las del gobierno. El mismo se encarga de aclarar eso", aseveró el senador, para luego subrayar: "A mí no me representa en absoluto".

Lo cierto es que la alusión a Rosario respecto de la situación social o la inseguridad por parte de referentes políticos nacionales viene manteniendo en alerta a la dirigencia socialista.

En enero pasado, la aparición televisiva del prófugo de la banda Los Monos, Monchi Cantero, provocó una dura reacción de Lifschitz y otros funcionarios santafesinos.

Cantero vinculó a la Justicia, la policía y al poder político al narcotráfico en Rosario y, en función de la repercusión de la entrevista, el jefe de la Casa Gris cuestionó el hecho de "darles espacio en los medios a los delincuentes", lo que consideró "gratuito, agraviante e injusto" para los santafesinos y para su gobierno —por entonces— de tan sólo 40 días.

Es más: el socialista retrucó con que "el enclave mafioso más grande del país se encuentra a metros de la Casa Rosada y de las sedes de los principales canales porteños", en alusión a la villa 1-11-14.

De inmediato, la vicepresidenta Gabriela Michetti respondió a las acusaciones y dijo que "el problema de la droga en Argentina y la lucha contra el narcotráfico es de todos".

Previamente, a principios de 2013 y frente a la escalada de asesinatos ocurridos en barrios rosarinos y la presencia de bandas narco, Fein había arremetido contra el Partido Justicialista (PJ) santafesino, que a través de un comunicado calificó a Rosario como "narcópolis".

Comentarios