Edición Impresa
Sábado 27 de Febrero de 2010

La importancia de sumar al título una experiencia laboral

"Se buscan jóvenes graduados con experiencia laboral comprobable" es uno de los requisitos más comunes con el que se encuentran muchos recién egresados a la hora de toparse con su primer empleo. El título en mano no basta por sí solo para golpear una puerta, por eso el haber transitado por algún trabajo, temporal o estable, suma puntos en el currículum del recién graduado. Tres alumnos terciarios y universitarios hablan sobre el valor de estudiar y trabajar.

"Se buscan jóvenes graduados con experiencia laboral comprobable" es uno de los requisitos más comunes con el que se encuentran muchos recién egresados a la hora de toparse con su primer empleo. El título en mano no basta por sí solo para golpear una puerta, por eso el haber transitado por algún trabajo, temporal o estable, suma puntos en el currículum del recién graduado.

Así lo entienden Carolina, Inés y Beltrán, tres jóvenes que, a la par de seguir una carrera en Rosario, realizan una actividad laboral. Sus trayectorias académicas son disímiles, pero esta heterogeneidad permite entender la realidad que viven muchos alumnos del nivel superior. La decisión de aportar un poco de dinero a la economía familiar es una de las causas que esgrimen para realizar estas tareas, aunque coinciden en destacar como fundamental la importancia de ganar experiencia en el mundo laboral. Según datos de la Encuesta Permanente de Hogares de 2009, uno de cada tres estudiantes terciarios y universitarios del Gran Rosario estudia y trabaja.

Procedente de la localidad entrerriana de Victoria, Beltrán Diez llegó hace cuatro años a la ciudad para cursar la carrera de contador público en el Campus Rosario de la Universidad Católica Argentina (UCA). Empezó como muchos alquilando con un amigo. Hoy vive con su hermano, que también llegó a la ciudad para estudiar.

Pero desde hace dos años, Beltrán además trabaja todos los días como pasante en una dependencia pública provincial. Es un empleo de cuatro horas y un salario acorde a esa tarea, pero para el joven entrerriano se trata de una oportunidad sumamente positiva, sobro todo porque le permite ganar experiencia y conocer en primera persona lo que es un ambiente laboral. "Quería conseguir algo que me permitiera no descuidar la carrera", cuenta. Agrega que si bien no logra mediante este trabajo una independencia económica, le alcanza para cubrir algunos gastos mensuales.

Tres de cada diez

En la Universidad Nacional de Rosario (UNR), tres de cada diez alumnos estudian y trabajan. Dentro de este grupo se encuentra Inés Monti, quien además de cursar en el ciclo superior de ingeniería industrial, trabaja en una importante empresa del sur santafesino. En su caso, la posibilidad de trabajar se le presentó recién promediando la carrera. "Varias empresas suelen acercarse a ofrecer pasantías en la facultad, y eso hace que mucha gente que no tiene aún el título pueda acceder a trabajos calificados para los que está estudiando", dice.

Como tantos otros casos, Inés se topó en el transcurso de la carrera "con el comentario de que podés estar recibido pero no te toman en las empresas si no tenés experiencia". "El título sólo no te sirve —completa la futura ingeniera—, por eso cuando surge una posibilidad de trabajo la tomás, aunque eso a lo mejor te complique la cursada en la facultad".

Diferentes realidades

A Carolina Ramírez le falta una materia para recibirse de profesora en historia del Instituto Superior Olga Cossettini, y trabaja en neonatología del Hospital Provincial. Se recibió hace algunos años de enfermera, aunque confiesa: "La historia siempre me gustó y era algo pendiente que me quedó desde la secundaria". En su caso, y al igual que los otros jóvenes, rescata las ventajas de trabajar durante el cursado: "Uno se encuentra con personas de diferentes edades y realidades, como pasa en el aula, y así es posible salir de cierta estructura que te dan en las carreras".

"Creo que es mejor estudiar y trabajar, porque te permite organizarte mejor con los tiempos y te genera una responsabilidad diferente", afirma Carolina, sintetizando una idea que comparten los tres jóvenes. Porque aunque sea "en una labor que no esté ligada directamente a la carrera de estudio", sostienen que es vital "ese fogueo con la vida real".

Comentarios