Ovación
Domingo 09 de Octubre de 2016

La hora de Pechito López en la Formula E

José María López se aprestaba a debutar en la Fórmula 1 de autos eléctricos. De nuevo un argentino en el mapa mundial.

Es cierto que se consagró tres años seguidos en el WTCC, el Mundial de los autos con techo, pero cada cosa en su lugar. Su mérito fue enorme, claro, porque volvió al mundo después de ocho años y siguió con la muñeca caliente. Pero enfrente tuvo pilotos más veteranos, incluso sus compañeros de equipo, y manejó un auto que estuvo años luz delante del resto. Por eso, el salto que dio José María López a la Fórmula E es fenomenal. Porque la categoría crece a pasos agigantados y es la Fórmula 1 de los autos eléctricos, porque tiene a pilotos que no tuvieron más cabida en la máxima y porque regresó a los monopostos después de bajarse hace 10 diez años del Renault campeón de F-1 que testeaba. Ahora sí, de nuevo un argentino en el mapa mundial del automovilismo.

"Hay que empezar todo de cero. Nada de lo que hice me sirve", dijo con razón el cordobés. Tuvo que adaptarse de nuevo al cockpit, entender qué debe hacerse porque a mitad de carrera se cambia de auto y manejar todo el tiempo entre paredes, porque la Fórmula E se corre en callejeros. El de hoy en Hong Kong debuta (a las 5, repetición a las 20 por Fox Sports 3), con el estreno del 1 del suizo Sebastian Buemi (Renault), ex Toro Rosso en la Fórmula 1. Otros ex F-1 que competirán son el alemám Nick Heidfeld (Mahindra), el brasileño Lucas Di Grassi (ABT), Nelsinho Piquet (NextEV), Jerome D'Ambrosio (Faraday) y Jean-Eric Vergne (Techeetah).

Pechito correrá para el DS Virgin Racing, que también tuvo sus raíces en la Fórmula 1 y de hecho fue el equipo antecesor a Marussia, hoy en la máxima. Su compañero de equipo es el británico Sam Bird.

Seguramente, después de que a fines de 2006 el team campeón de la F-1 anunciara que no lo tendría en cuenta para ascenderlo a piloto de pruebas, López jamás imaginaría tener esta revancha diez años después. Es que, como la mayoría de los argentinos que incursionaron en el exterior persiguiendo el sueño de Fórmula 1, debió correr por primera vez en autos con techo en el país. Eso sí, su motivación no cesó al punto que elevó el nivel del piloto nacional, lo profesionalizó y no por nada en 2010 fue anunciado como uno de los dos titulares en el flamante equipo USF1 que nunca llegó a ser. Esa nueva frustración, la más grande de su carrera, no mermaron su ánimo. Siguió descollando en el país y, luego de ganar como invitado en Termas de Río Hondo en el WTCC, fue catapultado a titular del team oficial Citroen, donde de 2014 a este año ganó todo.

Por eso ahora, con 33 años, Pechito está ante la mejor chance de su carrera. No es la Fórmula 1, está claro, pero la bandera nacional flameará por el mundo de nuevo en una categoría y volverá a sentar al pueblo tuerca argentino frente a la TV. Es su hora.

Comentarios