Edición Impresa
Sábado 02 de Abril de 2011

La historia de un capricho que terminó en la Justicia

Una profesora le ganó un juicio a la provincia. Le impedían dar clases.

Por unanimidad, la Justicia falló a favor de la profesora que reclamó continuar con el máximo de 10 horas cátedra que admite la ley en el nivel superior de la enseñanza después de jubilada. Fue y vino con varias presentaciones, hasta que por decreto el gobernador Hermes Binner la dejó cesante en enero pasado. Ahora la Cámara en lo Contencioso Administrativo Nº 2 ordenó a la provincia poner en funciones a la educadora. Hay más casos.

  La historia de la profesora Susana Dolber podría resumirse como la de un capricho educativo que terminó en la Justicia. Es que la educadora, luego de jubilarse el año pasado, presentó los papeles requeridos para continuar enseñando en el profesorado del Normal Nº 1. La normativa vigente —indicada en el decreto 1758/02— admite que esto ocurra (en el nivel superior y hasta 10 horas cátedra).

  Sin embargo, una vez jubilada y cuando llegó la hora de seguir con sus clases, el Ministerio de Educación de Santa Fe no le habilitó esa posibilidad legítima. Hasta ese momento nunca le explicaron por qué. “Siempre seguí los pasos que marcan la vía jerárquica correspondiente”, contó Dolber a este medio.

  Para el caso mostró las diferentes cartas remitidas a la ministra Elida Rasino; a la delegada de la regional VI, Marta Díaz, y a las directoras de Educación Superior Silvia Pezzoni (saliente) y a la actual funcionaria del cargo, Stella Gullota. También al ministro de Trabajo provincial, Carlos Rodríguez.

  Ninguno de estos funcionarios le respondió. Sólo obtuvo una respuesta cuando fue a la Justicia. Acompañada por su abogado, Sergio Perrune, Dolber presentó una acción de amparo en los Tribunales rosarinos. El primer fallo —por unanimidad— la restituyó en el cargo en diciembre del año pasado.

Decepción

  Sin embargo, con fecha 31 de enero de este año, un decreto que lleva la firma del gobernador Hermes Binner la dejó cesante en las horas cátedra. “Quedé destruida y decepcionada, porque eso no se le hace a una docente que reclama lo que es justo y que se aplique la ley por igual”, expresó Dolber, de larga trayectoria en la docencia.

  Pero, apenas reiniciada la actividad judicial, luego de la feria, la profesora apeló esa determinación. Hasta que finalmente el 23 de marzo pasado conoció que también por unanimidad los tres magistrados de la Cámara en lo Contencioso Administrativo Nº 2 le dieron la razón. Los jueces son Alejandro Andrada, Clara Rescia y Marcelo López Marull.

  Según se expresa en el fallo, la Cámara ordena a la provincia poner a Dolber “en posesión de las 10 horas solicitadas” en las asignaturas que había pedido continuar dictando. Pero hasta el jueves pasado, una vez más el Ministerio de Educación desconoció lo resuelto por la Justicia y no había habilitado aún a la profesora en su cargo.

  El caso de Dolber no es el único en la provincia. Después que se conoció públicamente en 2010 el insólito hecho que le tocó vivir, comenzaron a salir a la luz otros similares. Muchos de los cuales siguen en este momento el mismo recorrido legal que el de la profesora.

  Lo reprochable y que vuelve caprichosas las decisiones tomadas por la gestión a cargo de Rasino es que según se conoció hay profesores que pudieron seguir con esas horas cátedra y otros no, mostrando una clara discrecionalidad al determinar quien sigue y quien no enseñando.

  “En todas las contestaciones (hechas en la Justicia) se nota que son ellos quienes quieren arrogarse el perfil o rol de a quienes van a nombrar o no. Algo así como decir nosotros nombramos a quien queremos”, dijo el abogado que asesoró a Dolber, Sergio Perrune.

Cuestionamientos

  Para el letrado en esto no puede haber diferenciaciones, porque la normativa es igual para todos. “Y además, si no reconocen a Dolber, con la trayectoria que tiene, ¿a quién van a reconocer?”, cuestionó.

  Hay que subrayar que Susana Dolber accedió a todos sus cargos docentes por concurso, incluso el de supervisora de educación primaria. Dolber es maestra normal nacional, profesora de enseñanza inicial, profesora y licenciada en ciencias de la educación, estudiante del doctorado en ciencias de la educación por la UNR, profesora de la Escuela de Psicología de la UNR y docente de postítulos en Medicina y Humanidades.

  Pero hay más: el abogado remarcó que estos caprichos “tarde o temprano los terminan pagando la población, porque la norma es clara”.

Comentarios