Cartas de lectores
Martes 01 de Noviembre de 2016

La historia según convenga

En la reciente reunión de grupos sociales, convocada por autoridades de la Facultad de Medicina (UNR) se vertieron marginalmente conceptos erróneos que me involucran como anterior profesor titular por concurso de la cátedra de ginecología y jefe del mismo servicio entre los años 1983 y 2007. En esa convocatoria el señor Daniel Teppaz, ex funcionario de Gobierno en Salud Pública dijo en su ponencia (Rosario 12 versión "on line" 27/10/16) que por muchos años los titulares de las cátedras de ginecología impidieron u obstaculizaron la enseñanza y la práctica de los métodos anticonceptivos por una actitud anticientífica o confesional con el lógico perjuicio a las mujeres atendidas en los hospitales. Más que las desinformadas afirmaciones de Teppaz me preocupó el silencio del coordinador de la reunión, el propio decano de Medicina, Ricardo Nidd, por lo que me siento obligado a recordar nuestra actividad en un medio público. En la cátedra que dirigí por un cuarto de siglo y bien antes, desde 1967, como jefe del Centro de Reproducción de la sala de ginecología, incorporé un activo consultorio de Planificación Familiar que atendieron y trataron gratuitamente a miles de mujeres brindándoles información y métodos anticonceptivos sin costo, tales como píldoras, distintos modelos de dispositivos intrauterinos (DIU), diafragmas, jaleas, inyecciones mensuales e incluso para quienes lo solicitaban, instrucción en el método de Billings. Además, la enseñanza de los métodos anticonceptivos y principios de salud reproductiva, fueron incluidos desde el comienzo de mi cátedra en los programas de grado y posgrado, y en los tres libros de ginecología que escribí y publiqué al respecto. Creo que debemos mantener en la Universidad una adhesión irrestricta a la verdad, pues ello debe distinguirnos y es la única forma de alcanzar conclusiones válidas y duraderas. Será un aporte para construir un país mejor.

Dr. Roberto Italo Tozzini


Comentarios