Tragedia aérea en Colombia
Jueves 01 de Diciembre de 2016

La historia del niño "fantasma" que guió a los rescatistas hasta el avión de Chapecoense

El primer sobreviviente recibió la ayuda de un niño al que algunos llaman "ángel" y otros "fantasma" por desconocerse su procedencia e identidad.

Son múltiples las historias que surgen del trágico accidente ocurrido el lunes a la noche en cerro El Gordo a pocos kilómetros de Medellín. Son 71 los muertos -entre ellos la mayoría de los integrantes del plantel de Chapecoense de Basil- al estrellarse el avión de LaMia y seis los sobrevivientes que luchan por su vida.
Justamente las historias de los sobrevivientes son las que no dejan de sorprender. Son personas que lograron sobreponerse a semejante impacto. Y las primeras recibieron la ayuda de un niño al que algunos llaman "ángel" y otros "fantasma" por desconocerse su procedencia e identidad.
Los cadáveres aún aferrados a los asientos fue la imagen aterradora con la que se encontraron las primeras personas que llegaron al lugar. Entre ellos Sergio Marulanda, un lugareño que ayudó con su camioneta devenida en ambulancia y comenzó las tareas de rescate.
Pero al primer sobreviviente, al futbolista Alan Ruschel, lo encontraron gracias a que un niño desconocido que los ayudó.
ruschel.jpeg
El futbolista Alan Ruschel fue el primer sobreviviente del avión y fue encontrado gracias al niño
El futbolista Alan Ruschel fue el primer sobreviviente del avión y fue encontrado gracias al niño "fantasma".

"Cuando estábamos estacionando las camionetas llegó un niño y nos dijo que a unos heridos los estaban sacando por otro lado", aseguró Marulanda, que llegó a la zona de la tragedia por la llamada de su hermano, un médico local, que le pidió que fuera hacia allí con una 4x4 y con cuatro amigos para colaborar.
"Un policía me dijo: 'Usted es el primero en llegar, monte al niño en la camioneta y vaya a recoger los heridos'", agregó. El pequeño, de uno 10 años, se hizo conocido como "fantasma" después de los rescates porque nadie logró identificarlo. El menor les contó que escuchaba gritos y eran los de Alan Ruschel.
En la camioneta de Marulanda, los rescatistas subieron a Ruschel, que estaba muy delicado, aunque igual intentaba comunicarse. "Lo subieron arropado, preguntó por su familia y sus amigos, dijo que le dolía mucho la cadera porque tenía una fractura", reveló Marulanda. El futbolista habló con sus salvadores en español, aunque lo justo y necesario. Pidió que le guardaran el anillo de compromiso para "poder casarse" y preguntó por sus amigos.
Hoy, a tres días del accidente, Ruschel permanece en cuidados intensivos, donde le han practicado diferentes análisis para determinar la gravedad de las lesiones sufridas en la columna. "Se le hizo una resonancia magnética que nos mostró una fractura en columna, pero que no presenta deterioro en su estado motor ni sensitivo", dijo Ana María González, directora médica de la clínica, quien más tarde señaló en Radio Belgrano: "Se encuentra hospitalizado en la unidad de cuidados intensivos, crítico pero estable, y con estado reservado".

Comentarios