Copa América
Martes 21 de Junio de 2016

La hinchada argentina quedó "chiquitita" al lado de la pasión de la "barra brava del soccer"

Estados Unidos tuvo su "barra brava" en la noche de Houston con una tonalidad típicamente argentina de gorro, bandera y vincha, pero también bombos y cánticos de tribunas para nada norteamericanos, que le sacó ventaja a los más de 30.000 argentinos desperdigados por las graderías del monumental NRG Stadium, de Houston.
"USA, USA, ohhh USA", en inglés (algo así como "iueséi") pero con ritmo argentino, fue el grito que prevaleció desde el arranque mismo del partido y pasó por alto el tempranero gol de Ezequiel Lavezzi. Es decir, poco les importaba el resultado desfavorable, ellos insistieron con el aliento con sincronización estadounidense y desprolijidad sudamericana.
Y todo esto dentro de un marco espectacular e ínédito para un partido entre Argentina y los Estados Unidos, que solamente unió, curiosamente, a las dos hinchadas a la hora de ovacionar a Lionel Messi, el único admirado sin portación de camiseta.
Si la penetración del fútbol en los Estados Unidos llegó de la mano de la creación de la Major League Soccer y su competición interna creció en los últimos años, alcanzando también en la fase formativa a escuelas y universidades, que también se incorporen los hinchas a este deporte con su folklore tribunero también es una contribución a su difusión.
Y en el este caso los grande impulsores son los American Outlaws, un grupo de 30.000 hinchas que en distintas cantidades acompañan al equipo nacional estadounidense allí donde juegue. Y cantan "USA... USA... ohhh USA".

Comentarios