El Mundo
Domingo 15 de Mayo de 2016

La guerra no se toma tregua en Siria

Las fuerzas del régimen de Bashar Assad asaltaron partes del sur de la ciudad esta tarde, con un fuerte despliegue de artillería, informó un activista local.

Las fuerzas del gobierno sirio lanzaron una ofensiva de gran envergadura contra la ciudad rebelde de Daraya, de importancia estratégica y situada a las afueras de Damasco, días después de no permitir el acceso de un convoy humanitario de la ONU a la zona. Las fuerzas del régimen de Bashar Assad asaltaron partes del sur de la ciudad esta tarde, con un fuerte despliegue de artillería, informó un activista local.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos informó de fuertes combates entre grupos islamistas y fuerzas del régimen en el sur de Daraya, muy cerca de la base aérea de Al Mezzeh, clave para la capital, Damasco. "Daraya es estratégica por su localización cerca de la base militar de Al Mazzeh y es clave en el intento del ejército de seguir expulsando a rebeldes de áreas cercanas a la capital Damasco", dijo el director del Observatorio, Rami Abdel Rahman.

El jueves, las fuerzas del gobierno se negaron a permitir a la ONU y a la Cruz Roja que un convoy entrara en la ciudad pese a que anteriormente lo había hecho. El convoy llevaba suministros médicos como vacunas, suministros nutricionales para niños y equipos de higiene o escolares. Los habitantes de la ciudad sufren graves privaciones y malnutrición. En videos en Facebook desde dentro de la ciudad se pide urgentemente alimentos y medicinas básicas.

Reacción. La situación en Daraya indignó a la oposición siria, que fundamentó la suspensión de su participación de las conversaciones de paz en Ginebra con la falta de suministro a las áreas sometidas a asedio, entre otras cosas. "Daraya ha sido escenario de un combate implacable durante más de tres años y medio y sabemos que la situación es desesperada", dijo Yacoub el Hillo, residente y coordinación humanitario de la ONU en Siria, después de que el convoy fuera rechazado por el ejército. Rusia y Estados Unidos prometieron la semana pasada presionar a las partes en conflicto para garantizar la entrega de ayuda a las zonas bajo asedio, como Daraya.

La tregua que acordaron las dos potencias no se cumple en diversos puntos estratégicos, como Alepo, donde la aviación de Assad ha cometido bombardeos brutales, incluso contra dos hospitales, y ahora Daraya.

Al menos siete personas, entre ellas dos menores y tres mujeres, murieron por los ataques de facciones islamistas en Alepo, después de que terminara una tregua parcial de una semana, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). La estatal agencia de noticias Sana aseguró que "organizaciones terroristas" usaron artillería y cohetes contra dos barrios de Alepo bajo control del régimen, causando la muerte de los cinco civiles.

Bombardeo letal. Asimismo, unos 45 milicianos del Estado Islámico (EI) murieron ayer por bombardeos conjuntos efectuados por Turquía y la coalición internacional liderada por Estados Unidos en los suburbios al norte de Alepo. El ataque desde Turquía responde a una contraofensiva por el lanzamiento de cohetes contra la ciudad turca de Kilis, cerca de la frontera con Siria, y dentro de la campaña internacional contra la organización extremista.

Pero el EI sigue demostrando su poder militar. Ayer, en la ciudad de Deir al Zur, el EI tomó el control del hospital, tras duros combates que dejaron unos 26 muertos, informó el OSDH. Se desconocía el destino del personal médico del centro sanitario, que fue secuestrado por los yihadistas. El Estado Islámico es el objetivo principal del esfuerzo bélico internacional y del régimen sirio, pero aún así resiste en sus bases en el centro de Siria y el vecino Irak.

Comentarios