El Mundo
Jueves 18 de Agosto de 2016

La guerra de cárteles escala con el secuestro de un hijo de "El Chapo"

El rapto, el lunes, de Jesús Alfredo Guzmán y cinco acompañantes en Puerto Vallarta es obra del grupo enemigo, "Jalisco Nueva Generación"

La guerra entre cárteles por el control del narcotráfico en México dio un nuevo giro cuando un comando secuestró a seis hombres en un restaurante del balneario de Puerto Vallarta. Uno de ellos tiene un padre famoso: Jesús Alfredo Guzmán Salazar, hijo de Joaquín "El Chapo" Guzmán, detenido en un espectacular operativo en enero pasado y hoy a la espera de ser extraditado a Estados Unidos.

Jesús Alfredo Guzmán fue secuestrado por el cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), un violento grupo delictivo que está en ascenso y surgió hace unos seis años en el estado de Jalisco. Actualmente libra una lucha sin cuartel contra el cártel de Sinaloa de "El Chapo". Este se ha visto debilitado por la ofensiva que el Estado lanzó contra su líder, finalmente detenido y aislado en una prisión a la espera de ser enviado a Estados Unidos. El secuestro de su hijo Jesús Alfredo es otra señal de debilidad de su organización: el joven de 30 años fue raptado sin contar con una custodia en un restaurante de Puerto Vallarta. De hecho, no se disparó ni un tiro cuando cayó el comando de siete hombres armados y se llevó a los seis hombres entre los que estaban el hijo de El Chapo. Las mujeres que acompañaban al grupo fueron descartadas. Un hombre que se retiró poco antes sería otro hijo del Chapo, Iván Archivaldo, según versiones de prensa.

"Las investigaciones nos han conducido a la muy avanzada identificación de algunos de los sujetos que perpetraron esta acción y los vínculos de los mismos nos llevan a afirmar que pertenecen a este grupo delictivo, CJNG", reseñó el fiscal de Jalisco, Eduardo Almaguer. Los acompañantes del hijo del Chapo son otros miembros del cártel de Sinaloa. Estaban en el restaurante "La Leche", en Puerto Vallarta celebrando un cumpleaños. Nada los hizo sospechar que la organización rival atacaría en ese momento. Una clara señal de impreparación, o de debilidad operacional.

El fiscal Almaguer dijo que el secuestro es parte de la lucha entre cárteles. Sin embargo, la historia entre el CJNG y el cártel de Sinaloa es más complicada. Nacidos tras la fractura del cártel del Milenio, el CJNG surgió como brazo armado del cártel de Sinaloa, con el que mantenía una alianza contra Los Zetas. A los sicarios del CJNG se los llegó a conocer como "los matazetas". Este acuerdo se rompió hace un par de años y ahora el CJNG ha expandido su territorio, sobre todo en el suroeste y sureste de México.

Para los expertos, la captura de El Chapo en enero de este año, tras haberse fugado el año pasado de una prisión de alta seguridad, ha envalentonado al cártel de Jalisco y lo llevó a secuestrar a uno de los hijos del capo. Guzmán Salazar, de 29 o 30 años, es uno de los líderes del cártel de Sinaloa, sólo por debajo de su hermano mayor, Iván Archivaldo Guzmán, conocido como "El Chapito". Algunas versiones apuntaban a que "Chapito" también había sido secuestrado en el restaurante, pero el fiscal Almaguer las descartó. Pero tal vez se haya salvado por unos minutos, si estuvo en el lugar como se cree.

Un detalle casi increíble: Almaguer explicó que Guzmán Salazar y sus acompañantes no estaban armados cuando se los llevaron del restaurante. "Encontramos cargadores de un arma, pero en las inspecciones realizadas en los vehículos de los secuestrados no había ningún arma. Ninguno de los comensales mostró un arma o hizo uso de ella". Los expertos ven en este hecho una muestra de que el cártel de Sinaloa ha decaído, una idea que se refuerza por varios sucesos anteriores.

Señal. En junio se dio un enfrentamiento entre grupos armados en el municipio de Badiraguato, en la sierra del estado de Sinaloa, la cuna del Chapo Guzmán. Comandos ingresaron a la casa de la madre del capo y se llevaron sus pertenencias.Una "blasfemia", que en otro tiempo hubiera costado la vida a sus autores, reales o presuntos. Aunque el ataque no fue perpetrado por el CJNG, sino por otra organización que también disputa el territorio al cártel de Sinaloa, el episodio es otro signo del debilitamiento del grupo. Pero, ¿qué hará el cártel de Sinaloa ante el desafío? En los medios se especula que es posible que se encuentren en medio de una negociación para conseguir la liberación de Guzmán Salazar y sus otros cinco miembros, lo que explicaría la aparente inacción de la organización del Chapo. Con o sin negociación, la respuesta de cártel del Chapo no debería tardar y puede que, como todas las disputas entre mafias, llegue teñida de sangre.

Comentarios