Política
Lunes 14 de Noviembre de 2016

"La gente más humilde está peor que antes del 10 de diciembre de 2015"

El ex presidente Duhalde trazó un crudo diagnóstico del país, aunque desestimó que ocurran disturbios sociales a fin de año

El ex presidente Eduardo Duhalde afirmó ayer que "la gente más humilde está peor que antes del 10 de diciembre" de 2015, fecha en que asumió Mauricio Macri, pero desestimó que puedan producirse disturbios sociales a fin de año.

"No creo que se pueda complicar el fin de año, hay emergencia pero no veo complicaciones", resaltó Duhalde acerca del cuadro social y sobre la posibilidad de que ocurran estallidos.

El también ex gobernador bonaerense señaló que el Ejecutivo nacional decidió "acertadamente enfrentar la crisis", pero advirtió que lo hizo con "inexperiencia".

"El tarifazo es una cosa rarísima que ha ocurrido en la Argentina, eso no puede pasar por ningún gabinete y pasó. Cuando no hay experiencia de gobernar en crisis, que requiere mucho cuidado, se equivocan en la ejecución", analizó.

Por otra parte, Duhalde indicó que las elecciones del año próximo reflejarán la "ausencia de dirigencias consolidadas" y de liderazgos dentro de cada espacio político, más allá del que ejerce Macri en Cambiemos.

Incluso, minimizó la influencia de la ex presidenta Cristina Kirchner, de quien dijo que es "líder de un pequeño sector" que, cada día, va achicándose.

"Obviamente que es un liderazgo, aunque hay que ver en qué medida. Los líderes del justicialismo son gremiales, pero no son liderazgos positivos. Muchas veces son más malos que buenos. Ella (Cristina) es líder de un pequeño sector, cada día menos. Lo que faltan son los liderazgos que muevan a gran parte de la sociedad", reflexionó.

En esa línea, Duhalde subrayó que "no hay dirigencia alternativa" y agregó: "Si mañana desaparece Macri, Dios no lo quiera, no veo que exista una capacidad de la dirigencia de juntarse".

Por último, lamentó la victoria de Donald Trump en las presidenciales de Estados Unidos al señalar que no "augura nada bueno" de él, aunque relativizó que su gestión pueda tener un impacto "tan perjudicial para los países latinoamericanos".

En tanto, desdramatizó el tropiezo del gobierno nacional que, antes de la elección norteamericana, se apuró en respaldar a la candidata demócrata que resultó perdedora, Hillary Clinton.

"No es tan grave que el gobierno haya apoyado a Hillary. Aunque, desde el punto de vista diplomático, no sería lo más adecuado", señaló.

En esa línea, Duhalde concluyó: "Por supuesto que, desde el punto de vista diplomático, no sería lo más adecuado, pero no tiene mucha importancia porque (a Trump) lo han puteado tanto desde Europa y otros países" que ya está acostumbrado a que lo traten así, a que le digan de todo".

Comentarios