Policiales
Sábado 12 de Noviembre de 2016

La fiscal de NN tomó declaración a dirigentes de Newell's Old Boys

Verónica Caíni, a cargo de la investigación por el ataque a tiros contra Cristian D'Amico, escuchó los testimonios de la comisión directiva.

La fiscal Verónica Caíni, quien está al frente de la investigación por el ataque a balazos que sufrió la noche del miércoles el vicepresidente 2º de Newell's Old Boys, Cristian D'Amico, se hizo presente ayer a la mañana en la sede del parque Independencia para interiorizarse de cuestiones vinculadas al manejo de la institución y tomar declaración testimonial a miembros de la comisión directiva, todo ello con el fin de allanar el camino hacia el esclarecimiento del oscuro caso que los pesquisas insisten en vincular a promesas incumplidas durante la campaña electoral a sectores de la barra brava leprosa.

   Caíni, quien está al frente de la Fiscalía de Causas con Imputados No Individualizados (NN), estuvo acompañada de agentes de la Policía de Investigaciones (PDI). En las horas que estuvo en el lugar, dijeron fuentes del Ministerio Público de la Acusación, la funcionaria recorrió las instalaciones administrativas, observó documentos (entre ellos el libro de actas) y tomó declaración testimonial a miembros de la comisión directiva que se encontraban en el sitio. A quienes estuvieron ausentes, entre ellos el presidente Eduardo Bermúdez, los convocó para el lunes a fin de que presten su testimonio sobre el tema. Lo cierto, según las fuentes, es que toda la CD se puso a disposición de la fiscal y demostró su inquietud ante lo ocurrido.

A matar. Cristian D'Amico conducía su Chevrolet C-10 la noche del miércoles cuando poco antes de las 22 una decena de tiros llovieron sobre el vehículo. El dirigente leproso había pasado a buscar a su hijo por el predio de fútbol infantil "Malvinas Argentina", en Zeballos al 3100, y se dirigía hacia su casa en un country de Funes. De acuerdo a su testimonio, cuando circulaba por Zeballos e Iriondo un Renault Clío gris con dos personas a bordo empezó a querer sobrepasarlo.

   Atemorizado por los antecedentes violentos que se vienen registrando en el club y que la policía liga a la sucesión en la jefatura de la barra brava, D'Amico condujo por el medio de la calle evitando ser pasado por el otro vehículo. Así llegaron hasta Valparaíso y Montevideo, donde desde el Clío partió una lluvia de balas contra la camioneta. Dos proyectiles perforaron la luneta sin causar heridas en sus ocupantes, otro rozó la puerta izquierda y las demás no alcanzaron el blanco.

   Tras ello el Renault Clío desapareció de escena y D'Amico imprimió velocidad a su camioneta hasta que llegó al cruce de Pellegrini y Felipe Moré, donde se encuentra estacionado en forma permanente un patrullero. A los policías allí destacados denunció lo ocurrido.

Hipótesis. Al conocerse el episodio, tanto el ministro de Seguridad de la provincia, Maximiliano Pullaro, como el director de la PDI, Daniel Corbellini, coincidieron en decir que "los dirigentes de Newell's son víctimas de mafiosos que están detrás de un negocio ilegal" y que "nadie intentó amedrentar a D'Amico, sino atacar su vida".

   Y en cuanto a la investigación, las fuentes dijeron que se están buscando imágenes de las cámaras de videovigilancia que hay en el trayecto hecho por D'Amico para ver si surgen datos del vehículo del cual partieron las balas.

   Además, tal cual dijo una fuente del riñón del club a este diario, D'Amico "tiene una estrecha relación" con el secretario Claudio "Tiki" Martínez, quien en agosto sufrió dos ataques a tiros contra el frente del edificio en el que vive. Y ese mismo referente afirmó a La Capital que el móvil de esos ataques sería "el incumplimiento de promesas hechas a sectores de la barra brava durante la pasada campaña electoral".

Comentarios