Cartas de lectores
Miércoles 16 de Noviembre de 2016

La "fiestita" en Bioquímicas

Hace unos días muchos pacientes del hospital psiquiátrico Agudo Avila se alteraron por la música a todo volumen, los ruidos, y el alcohol que consumían los estudiantes de la Facultad de Bioquímicas de la UNR, además de generar trastornos entre los vecinos y en el tránsito vehicular.

Hace unos días muchos pacientes del hospital psiquiátrico Agudo Avila se alteraron por la música a todo volumen, los ruidos, y el alcohol que consumían los estudiantes de la Facultad de Bioquímicas de la UNR, además de generar trastornos entre los vecinos y en el tránsito vehicular. Todo gracias a la irresponsabilidad de permitir cortar calle Suipacha entre Santa Fe y San Lorenzo. Información de los propios organizadores publicada en las redes sociales, hablaban de 5.000 litros de cerveza, siete baños químicos, máquina de espuma, parrilleros y música a todo lo que da con DJ. "Primero cortaron la calle con un tronco, después hubo agentes de Control Urbano que vallaron la zona y confirmaron que estaban autorizados a hacer el festejo en la calle, complicando incluso el ingreso y egreso de ambulancias al hospital. Un disparate". Nadie consultó al director del psiquiátrico, Esteban Campello, que no estaba de acuerdo con la celebración frente a la institución que dirige. Hasta el decano de la facultad se opuso a la movida, y envió una nota al Concejo que no se tuvo en cuenta. Como ya es costumbre, a la hora de las "irresponsabilidades" comienza el "gran bonete". El Ejecutivo descargando en el Concejo que dio el permiso, y el Concejo, que en una "gran Poncio Pilatos" dice que sólo autorizan el uso del espacio pero no son responsables por los ruidos, la venta de alcohol, el caos vehicular y la venta en negro de comida sin ningún control bromatológico. Cuando quienes deben velar por el derecho al descanso de los ciudadanos en general y de los enfermos en particular, léase Concejo y gobierno municipal, conceden en forma irresponsable y alegremente este tipo de autorizaciones, "se convierten en parte del problema". Son los mismos concejales que hace pocos meses aprobaron una excepción en beneficio de un empresario de calle Tucumán 1016, violando la ordenanza 7.218 que prohíbe esos boliches en la misma manzana de Pami, burlándose de las innumerables quejas y denuncias de los vecinos.

Jorge R. Alvarez / DNI 6.049.379

Comentarios