La ciudad
Lunes 19 de Septiembre de 2016

La fiesta de los barriletes volvió a juntar miles de familias en el Scalabrini

El sol ya primaveral y el viento sostenido de ayer colaboraron para que la última jornada del XVI Festival Internacional de Barriletes Pintemos el Cielo de Rosario tuviera condiciones casi perfectas y el parque Scalabrini Ortiz se colmara de entusiasmadas familias con chicos. Según estimaciones de la Secretaría de Cultura municipal, durante el fin de semana se sumaron a la propuesta unas 40 mil personas y en los talleres de construcción se confeccionaron alrededor de 3 mil cometas. Vuelos acrobáticos, competencias y figuras nocturnas transformaron el cielo urbano en un lienzo multicolor.

El sol ya primaveral y el viento sostenido de ayer colaboraron para que la última jornada del XVI Festival Internacional de Barriletes Pintemos el Cielo de Rosario tuviera condiciones casi perfectas y el parque Scalabrini Ortiz se colmara de entusiasmadas familias con chicos. Según estimaciones de la Secretaría de Cultura municipal, durante el fin de semana se sumaron a la propuesta unas 40 mil personas y en los talleres de construcción se confeccionaron alrededor de 3 mil cometas. Vuelos acrobáticos, competencias y figuras nocturnas transformaron el cielo urbano en un lienzo multicolor.

El festival se viene desarrollando en la ciudad en forma consecutiva desde septiembre del 2001, organizado por la Municipalidad con apoyo de Mundo Hobby y otras empresas de la ciudad.

Ayer y siempre. Se trata de una actividad gratuita que apunta a revalorizar la dimensión lúdica, la convivencia festiva entre vecinos en el espacio público, la cooperación, la sensibilidad y el aprovechamiento creativo del tiempo libre, con una tarea divertida y poética que se transmite de generación en generación.

Este año el festival contó con la participación del Club de Ciencia, Actividades Aeroespaciales y Modelismo Presidente Derqui, que enseñó a medir la altura de un barrilete en vuelo.

El sábado, al caer el sol, llegó la hora de los vuelos nocturnos, que estuvieron a cargo de las agrupaciones Batoco.org y Rosario Vuela. Los acompañó además el grupo de Hip Hop del Distrito Oeste.

La ciencia volvió a hacerse presente ayer con un curso de energía eólica que dictó personal del complejo Astronómico Municipal.

Y como todos los años, la actividad más convocante del festival fue el taller de barriletes, que unió a grandes y chicos en la confección de unos tres mil cometas. También hubo vuelos acrobáticos para lucirse y barriletes gigantes con figuras de animales.

Comentarios