La ciudad
Lunes 13 de Febrero de 2017

La fiesta del rey Momo comenzó a recorrer los barrios de la ciudad

Más de 2.000 rosarinos participaron de los festejos que se realizaron en el Parque Independencia. Continuará en Echesortu.

Unos dos mil rosarinos participaron ayer del Baile del Carnaval, una actividad al aire en el Parque Independencia, que se enmarca en una serie de festejos que, impulsados por el municipio, comenzaron este fin de semana. La colorida celebración se realizó en el sector parquizado frente a las puertas del Museo de la Ciudad (Oroño al 2300), donde también hay una muestra histórica alusiva, que relata los hitos y personajes locales de esta festividad que puede visitarse hasta el 5 de marzo.

   En un clima familiar, rememorando los festejos que se armaban en los clubes barriales, los vecinos que se acercaron al baile disfrutaron de música con la murga La Cotolengo y la banda Los Covernícolas, que amenizaron la fiesta y arengaron a los participantes a mover los pies en una noche agradable.

   Las actividades comenzaron cuando comenzaba al caer el sol con mucha presencia de niños, que eran recibidos en stands preparados para que puedan armar con cartulina y plasticola sus propios sombreros, y donde los proveían de máscaras, guirnaldas, tubos de espuma y pomos de agua perfumada para que jueguen a mojarse. También tuvo mucha demanda la cabina para sacarse fotos ataviados con disfraces carnavalescos, donde hubo cola casi desde el comienzo. "Mis hijos están tan entretenidos que no sé ni donde están", reconoció una madre que aprovechaba para matear con una amiga mientras el personal del Tríptico de la Infancia se encargaba de hacer participar a los pequeños en actividades lúdicas.

   Muchos rosarinos se acercaron munidos de termos y mates, ocupando las sillas y mesas plásticas que estaban dispuestas cerca del escenario o directamente sobre el pasto. Algunos incluso llevaron sus reposeras, y varios se acercaron en bicicleta. Un imponente cabezudo elaborado por el artista Dante Taparelli observaba desde un costado a las personas que circularon por el lugar.

   "Desde diciembre venimos coordinando con los vecinos de varios barrios de las cercanías, que participaron de la organización del evento. La idea es revivir ese espíritu barrial del Carnaval, involucrar a las vecinales y los clubes para que le den un perfil distinto según la zona. Por ejemplo, en este baile elegimos una murga uruguaya, que entendemos tiene que ver con la identidad clase media que rodea al Parque Independencia, las letras politizadas y la denuncia", definió Diego Moset, del área de Cultura municipal en el distrito centro.

   Al oscurecer se realizó la coronación del Rey Momo, con el actor Daniel Covacevich personificando al Poeta Aragón, quien recitó versos y leyó irónicamente el Reglamento de Carnaval de 1909, que prohibía casi todas las conductas que caracterizan estos festejos. También aparecieron a exhibir su obra los chicos que participaron de los talleres previos al evento, donde construyeron sus propios instrumentos y disfraces. Después comenzó el baile. Chicos y grandes se unieron en la pista, mientras Los Covernícolas interpretaban clásicos movidos de los 60, 70 y 80. El domingo que viene la actividad se replicará en la plaza Buratovich (Echesortu).

Comentarios