Economía
Jueves 18 de Agosto de 2016

La Federación Agraria presentó su proyecto de ley de semillas

La Federación Agraria Argentina (FAA) presentó ayer el proyecto de ley de semillas elaborado por la entidad, dos días antes de que lo haga el Ministerio de Agroindustria de la Nación, y los puntos principales radican en el uso propio gratuito de la semilla por parte de los pequeños y medianos productores, la invalidación de la posición dominante, abusiva o monopólica de las partes de la cadena de producción y el fortalecimiento de las estructuras nacionales que intervienen en el control y regulación de la comercialización.

La Federación Agraria Argentina (FAA) presentó ayer el proyecto de ley de semillas elaborado por la entidad, dos días antes de que lo haga el Ministerio de Agroindustria de la Nación, y los puntos principales radican en el uso propio gratuito de la semilla por parte de los pequeños y medianos productores, la invalidación de la posición dominante, abusiva o monopólica de las partes de la cadena de producción y el fortalecimiento de las estructuras nacionales que intervienen en el control y regulación de la comercialización.

"Nos pareció necesario que la Federación Agraria haga propuestas concretas, como dejar a la Argentina dentro del Upov 78 (Convenio Internacional para la Protección de la Obtención de la Semilla), declara invalida cualquier posición abusiva o contrato entre privados que puede hacer que una empresa ejerza una posición monopólica y abuso de posición dominante frente a los productores", dijo Omar Príncipe, presidente de la entidad agropecuaria, durante un encuentro con la prensa.

Otros puntos centrales del anteproyecto pasan por buscar poner claridad sobre "cuál va a ser el rol del Instituto Nacional de la Semilla (Inase)", así como la necesidad de mejorar las estructuras institucionales que tiene la Comisión Nacional de Semillas (Conase) y el Consejo Federal de Semillas y "que mantengamos el derecho del uso propio de los productores, en especial de los pequeños".

Aldo Casella, quien participó y coordinó la redacción del proyecto, dio a conocer los límites que comprenderían al uso propio: los agricultores que comercialicen más de 1.500 toneladas deberán abonar el uso de las semillas que tienen en su poder, mientras que los pequeños y medianos empresarios podrán hacerlo de manera gratuita.

Según los números de la Federación Agraria Argentina, la producción del 80 por ciento de los granos corresponde al 20 por ciento de los productores. De modo que "los obtentores tienen un amplio margen de remuneración por el uso propio que puedan hacer los grandes productores", señaló Casella.

Comentarios