Policiales
Jueves 16 de Febrero de 2017

La familia de un chico desaparecido pidió ser querellante en la causa

Ayer se cumplieron tres meses de la misteriosa desaparición de Valentín Ezequiel Reales, un adolescente de 15 años afincado junto a su familia en el barrio Cabín 9 de la localidad de Pérez.

Ayer se cumplieron tres meses de la misteriosa desaparición de Valentín Ezequiel Reales, un adolescente de 15 años afincado junto a su familia en el barrio Cabín 9 de la localidad de Pérez y por quien la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Comité de Desapariciones Forzadas de Naciones Unidas, a pedido de la Cátedra de Criminología de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario y la Fundación Igualar, reclamaron al Estado nacional que motorice y active los mecanismos de búsqueda a fin de dar con él. En ese marco, y patrocinada por el abogado Jorge Barbagallo, la familia del menor peticionó ser querellante en la causa y de esta manera poder pedir acciones y seguir de cerca el procedimiento judicial tendiente a hallar rastros de "Valengo", como le dicen al chico entre sus amigos.

Poco después de las 20 del martes 15 de noviembre Valengo salió de su vivienda para hacer un mandado. Se despidió de los suyos con un "ahora vuelvo" y desde ese momento nadie de su entorno lo vio otra vez. Recién el 28 de noviembre María de los Angeles, su mamá, hizo la denuncia por averiguación de paradero y así empezó su búsqueda.

Una media y una zapatilla

Efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI) con el apoyo de perros rastreadores realizaron por aquellos días un rastrillaje ordenado por el fiscal Florentino Malaponte en un campo lindero al cámping del Sindicato de Camioneros, cerca de la casa de Valentín. Entonces los pesquisas hallaron una media y una zapatilla del chico dentro de un pozo. Incluso se levantaron rastros de sangre que fue analizada en el Instituto Médico Legal.

"Hasta ahora no sabemos nada de nada pero todo indica que ya no está vivo", le dijo ese día, con voz apagada y resignada, María de los Angeles a La Capital. "Valentín era un chico con muchos problemas y tenía conflictos con mucha gente. Era muy rebelde y más de una vez fui a pedir ayuda a la Justicia porque no sabía que hacer con él. Pero nunca obtuve respuestas", dijo la mujer mientras mostraba una carpeta llena de presentaciones y denuncias.

En tanto en el barrio se hablaba de que el menor supo pertenecer a la denominada banda de Los Cuatreros, un grupo de adolescentes que tiene a mal traer con robos, arrebatos y escruches a los vecinos de Cabín 9 desde hace ya un par de años y sobre el que la policía ya realizó varias acciones, incluso deteniendo a algunos de sus integrantes.

Ayer, en declaraciones a la prensa, el abogado Barbagallo dijo que están "conformes con la actitud del fiscal de Flagrancia Guillermo Apanowicz (quien se hizo cargo del caso) y del fiscal Regional, Jorge Baclini, quienes se pusieron a nuestra disposición". Y agregó que "ahora nos queda saber la fecha de la audiencia donde se tratará nuestro pedido de constitución como querellantes para de ahí en más solicitar las medidas que creamos necesarias a fin de hallar rastros de Valentín".

Comentarios