Bandana
Sábado 03 de Septiembre de 2016

"La fama fue un medio, no un fin", aseguraron las Bandana en su regreso

Lowrdez, Lissa, valeria y Virginia cuentan los motivos de la vuelta del grupo, que el viernes se presenta en el teatro Broadway.

Nacieron en un país incendiado y volvieron en medio de la grieta. El contexto del surgimiento y el regreso de Bandana expone dos mojones sociales en 15 años de una Argentina que todavía sangra. "Surgimos en el 2001 cuando todo explotaba y ahora volvemos en 2016, en otro año dificilísimo para Argentina", apuntó Lowrdez, mientras Virginia asentía con la cabeza y Valeria, mitad en broma y mitad en serio, decía: "Somos la flor de loto del país". Las Bandana sonríen por la comparación y hoy transmiten la misma frescura de ayer y quizá la de mañana.

   Lejos del corralito y el helicóptero con De la Rúa huyendo, había una canción girando en el aire que decía "hoy tu sueño es real, abre tu mente". Un paso de baile, un quinteto con buenas voces, un "boom" televisivo, pero también un mensaje: "La gente se sintió identificada con este sueño y con nuestra lucha", lanzó Lissa, quien afirma que entre las cuatro "se armó un hilo rojo loco que nos conectará de por vida". Bandana regresa el viernes al teatro Broadway de Rosario para demostrar que el fenómeno de aquella vez todavía tiene una vuelta más.

   Valeria Gastaldi, Lourdes (Lowrdez) Fernández, Virginia Da Cunha y Lissa Vera hicieron pie en la ciudad antes del show para difundir este regreso, que llega con la presentación de "La vuelta", el disco editado por Sony que mantiene la llama en alto del grupo surgido en "Popstars".

   En charla distendida con Escenario, se nota que las cuatro tienen cientos de puntos de contacto, pero el hecho de que sean tan diferentes es lo que las enriquece. Y también lo que hizo que no sean un éxito efímero sino un proyecto que sigue haciendo cantar a muchos y llena teatros.

   La que tiene las salidas más disparatadas es Lowrdez, bien secundada por Lissa, empeñada en buscar la palabra justa sin perder espontaneidad. La más nostálgica parece ser Valeria, que recuerda cuando llegaron a Rosario por primera vez en una camioneta desvencijada y nunca olvidó el calor de la gente. Virginia parece ser la más seria del grupo, la que contesta cada pregunta con la suficiente argumentación para que todas se callen y escuchen, pero no disimula alguna sonrisa ante las ocurrencias de sus compañeras de ruta.

   "Siempre citamos el cariño de Rosario hacia Bandana, recordamos la anécdota de cuando veníamos en una camioneta que se movía para un lado y para otro. Y queremos volver a todo eso, no sabemos qué va a pasar con la camioneta, pero venimos a reencontrarnos con ese cariño de Rosario", dijo Valeria, con la misma claridad que fluye cuando canta.

   El porqué de la vuelta tiene una explicación concreta, según la dueña de la voz más dulce del grupo. "Fue una unión de factores, los más importantes son que nunca perdimos la conexión en todo este tiempo. El hecho de que nos hayan elegido (se refiere a la final del reality televisivo "Popstars") resultó en una amistad natural y eso se mantuvo hasta hoy. Eso es como el primer motor, tener ganas de seguir juntas, sea para tomar un café o estar arriba del escenario, era como la base", empezó Lissa.

   Y agregó: "En las reuniones que teníamos, veíamos que la gente nunca dejó de pedir que vuelva Bandana. Yo, en mis presentaciones, a cada rincón del país que iba me pedían un tema de Bandana y a todas las chicas les pasó lo mismo. Nunca nos dejaron de identificar con eso, simplemente faltó que volviera a llegar el momento para que los caminos se sincronizaran y esto se concretara".

   Todo tiene su momento y es bueno que se concrete algo cuando hay un "operativo clamor", por graficarlo de alguna manera, interno y externo. Pero la pregunta era por qué ahora y no antes.

   Lissa apuró un "cuestiones de agenda" y agregó "pero lo intentamos", y Valería amplió: "Sí, lo intentamos, siempre había una que estaba en algo personal, llámese hijos en el caso de Lissa y mío; las chicas con giras o algún disco, casamientos, la vida misma".

   "Pero creo que se empezó a proyectar un poco la vuelta desde el deseo", dijo Gastaldi, mientras tomaba su cortado liviano en la redacción del diario. Ese deseo se cimentó desde una juntada. "Arrancamos con Lowrdez con un proyecto muy lindo —recordó—, en donde cada una tocaba sus temas, yo cantaba algunos de ella y ella alguno mío, fue hace tres años. También Lissa y Lowrdez se juntaron en 2014 e hicieron otro proyecto juntas".

   Lowrdez fue aludida y metió su bocadillo: "En el momento en que nos juntamos con Vale, invitamos a Lissa y fue muy fuerte porque estaba embarazada. Ahí notamos que la conexión no se había perdido y que arriba del escenario había una fuerza bárbara. Eso lo demostramos con cada uno de los 18 shows que dimos en el Lola Membrives, donde pasaron cosas increíbles a nivel energético".

   "El tiempo no existe para esas conexiones, ni la distancia", terció Virginia y, como si fuese en un canon, surgió la voz de Lissa: "Es que fue tan fuerte lo de Bandana, que nos forjó de una manera que ni nosotras podemos explicarla. Con el correr de los años, después de la separación, nos seguíamos comunicando, siempre había un «feliz cumpleaños», o «feliz navidad», o había una que no la podíamos ubicar, como Valeria que estuvo mucho tiempo en el exterior, pero siempre nos podíamos comunicar de alguna forma. Eso no se cortó, no me preguntes cómo, pero se armó un hilo rojo loco que nos tiene conectadas y creo que va a suceder esto hasta el día que nos vayamos de este mundo, es una conexión que no se puede romper".


Sin Ivonne. Cuando surge el tema de la ausencia de Ivonne Guzmán, Lissa responde que "la conexión pasa por otro lado con ella, el cariño está, pero no estuvo en sintonía a nivel musical, a nivel artístico, ella estaba pasando por otra etapa". Y agrega: "Esto lo charlamos con ella hace tres años inclusive, pero no podía ponerse con este proyecto, nos habló y está todo bien".

   "Nosotros la queremos mucho —agregó—, la respetamos y también el cariño pasa por ahí, por respetarse". Todas coincidieron que se sintió su ausencia en el momento de grabar el disco, y que les demandó un doble trabajo para reemplazar su voz. Aunque gracias a Magalí Bachor, coaching vocal del grupo, las voces en el disco suenan de maravillas.

   "Creo que no tiene que ver con la persona", dijo Lowrdez sobre el tema Ivonne. "La vuelta la planeamos desde un lugar muy genuino, para disfrutar y pasarla bien, y si ella no lo sentía no tenía sentido. Y fue eso, estábamos todas para volver y ella no lo sintió así. Realmente la extrañamos".


El fenómeno. Bandana surgió de "Popstars", el primer casting televisivo que arrancó en Canal 9 como pidiendo permiso y logró un quiebre en el rubro reality. De allí surgieron las Bandana y grabaron cuatro discos "Bandana" (2001); "Noche" (2002); "Vivir Intentando" (2003), para promocionar la película del mismo nombre dirigida por Tomás Yankelevich; y "Hasta siempre en vivo" (2004), un año antes de la separación, cuando todas buscaron nuevos rumbos para crecer en otros proyectos, "para salir a explorar la vida musical que cada una tenía en su interior", según palabras de Lissa.

   "Siempre decimos que Bandana fue un casting televisivo, fue lo primero que se hizo en la Argentina. Después se empezaron a hacer muchos y ya tomaron forma de reality. Todas caímos ahí amando la música, dedicándonos más desde el lugar del estudio y de buscar laburo de la música, y nos fuimos enterando de lo que era ese formato ahí adentro", apuntó Valeria. Lo genuino atravesó el grupo: "Por un lado hubo eso y por el otro está la química, esta conexión que existió desde el principio entre nosotras. La gente que nos eligió fueron mensajeros de algo del más allá, y lo digo bien, no esotéricamente, sino que fueron mensajeros de una decisión, porque fue y es algo tan genuino que para mí que la gente siente eso. Somos lo que ven arriba y abajo del escenario".


El año clave. El contexto de aquella Argentina de 2001 aflora en la descripción de Lowrdez, la dueña de la voz con mayor negritud de Bandana. "Era 2001, políticamente y económicamente el país se estaba cayendo a pedazos, la gente sólo podía quedarse en su casa mirando la tele. Nosotras estábamos en un canal como el 9, no estábamos en una posición favorable. Otros realities los tuvieron a Mambrú, que surgieron en «Popstars» pero en Telefe, y acordate de «Escalera a la fama», en el 13, o sea que estaban en el prime time en los canales fuertes".

   "Y no pasó nada", acotó Valeria. "Pero no tenía que ver con los chicos", apuró Lowrdez, sino con eso de estar en el lugar indicado, en el momento indicado. Lo especial de Bandana fue que la fama fue un medio, no un fin, y lo que pasa en muchos realities es que todos quieren ser famosos a costa de cualquier cosa" .

   A la hora de describir qué era mejor antes y qué es mejor ahora, Lissa da un tono algo místico: "Antes éramos muy chiquitas, estábamos con toda la fuerza y teníamos un mundo nuevo por descubrir, pero era todo tan nuevo y venía todo tan rápido que no pudimos asimilarlo. Ahora podemos disfrutar cada cosa que hacemos, disfrutando cada paso entre amigas y viviendo de lo que realmente nos gusta hacer".

   Y remató, casi con ritmo de hip hop: "La posibilidad que tuvimos con Bandana es vivir de lo que sabemos hacer, con el don que vinimos desde más allá. Y lo logramos gracias a la gente, a Gustavo Yankelevich, que es un genio y vio ese no sé qué en nosotras, pero esto también viene desde arriba (señala el cielo) y a que pudimos llegar adonde hoy estamos".

Comentarios