Edición Impresa
Sábado 11 de Junio de 2011

La experiencia de incluir a través del arte

“Las manitos de algunas de nuestras alumnas son manos de lavar la ropa, son manos adultas”. La que habla es Derna Isla, la directora y creadora de la Escuela Orquesta de Barrio Ludueña, la experiencia inclusiva y pedagógica que se desarrolla con niños y adolescentes de sectores vulnerables.

"Es increíble la voluntad que tienen, porque van a la escuela, luego a la orquesta, después trabajan en alguna changuita como vender huevos o en las puertas de un supermercado y por la noche asisten a la escuela de oficios a aprender carpintería o herrería”, agrega  sobre la realidad de varios de los integrantes de la popular orquesta.

Otros horizontes. La experiencia de la Escuela Orquesta  es para prestarle atención cuando se buscan alternativas que le hagan frente al trabajo infantil. También, y tal como apunta Derna, a iniciativas “como las del hockey que impulsa Ayelén Stepnik o los programas de ajedrez escolar”. “Son actividades que contribuyen a que los chicos permanezcan en la escuela”, dice y explica por qué: “El nivel de concentración aumenta, aprenden a desarrollar hábitos y valores del trabajo en grupo, la escuela empieza a ser un lugar agradable, convocante y sobre todo su horizonte y esquema mental empieza a modificarse”.

“Nosotros siempre decimos que la orquesta cambia la vida de los chicos, luego de las familias y después de la comunidad. Para eso estos programas tienen que ser de alto impacto y de excelencia”.

Y la educadora sabe de qué habla. Muchos de los chicos que forman parte de la orquesta trabajan: “Algunos forman parte de familias con 8 o 9 hermanos, muchas veces llegan a clases muy cansados porque el esquema familiar hace que trabajen. Los niños adultizan a temprana edad, trabajan en tareas domésticas, lavan la ropa y cuidan a sus hermanos”.

La directora de este proyecto se muestra a favor de la jornada escolar extendida: “Estoy a favor, es lo que nosotros hacemos con la orquesta.”

La educadora asegura que la Fundación Allegro Argentina — que preside— tiene un sueño y es multiplicar estas orquestas por todo el territorio provincial. “Estos proyectos (también el de hockey y el de ajedrez) tienen un enorme capital” y  ayudan a combatir el trabajo infantil.

Y hacia el final desafía: “Para quién tenga la visión de implementarlo a escala provincial sería de un enorme capital político”.

Comentarios