Política
Sábado 21 de Mayo de 2016

La ex mujer de Nisman y Lagomarsino polemizan por el desarrollo de la causa de la muerte del fuscal

El empleado informático dijo que tenía más confianza con Arroyo Salgado que con el ex titular de la UFI-Amia, pero la mujer lo negó.

El empleado informático Diego Lagomarsino, imputado por haberle entregado a Alberto Nisman el arma de la que salió la bala que lo mató, resaltó que en su momento tenía "más confianza" con Sandra Arroyo Salgado que con el fiscal fallecido, aunque la jueza federal de San Isidro negó esas afirmaciones y dijo que no tenía el "grado de confianza que él dice".

"En Sandra tenía más confianza que en Alberto; yo hablaba temas con Sandra que no hablaba con Alberto, pero porque Sandra tenía o tiene, no sé, hace un año y pico que no la veo, una forma de ser distinta a Alberto", sostuvo Lagomarsino.

El testigo, quien le entregó a Nisman el arma de la que salió el disparo que le dio muerte, enfatizó: "Yo confiaba mucho en ella". Lagomarsino se quejó de que Arroyo Salgado "lamentablemente dijo cosas que son totalmente mentira", ya que "en la causa están de una manera y ella dice que son de otra".

"No sé qué busca", aseguró Lagomarsino sobre la jueza federal de San Isidro, al tiempo que subrayó: "En el expediente están los elementos que a mí me dejan tranquilo, más allá de que en los medios se digan otras cosas".

Por su parte, Arroyo Salgado insistió en que el técnico informático "miente" y señaló que si bien tuvo "buen trato con él", no fue "con la asiduidad que lo tenía Alberto" Nisman. "Sí, yo tuve buen trato con él, pero no con la asiduidad que lo tenía Alberto, de ningún modo", puntualizó la magistrada en declaraciones a radio Nacional, y resaltó que "no tenía el grado de confianza que él dice".

Destacó además que le "sorprenden" las afirmaciones del ex empleado del fiscal fallecido, con el que mantiene una fuerte disputa en el marco de la causa judicial por la muerte de Nisman. "Diego Lagomarsino no trabajó conmigo porque Alberto me dijo que era una persona de su confianza que se lo había presentado un conocido de él", señaló Arroyo Salgado, y recordó que en una oportunidad fue a su domicilio a arreglar la computadora de una de sus hijas.

El cruce entre el técnico informático y la ex esposa de Nisman se produjo luego de que trascendieran dos audios del día en que el ex fiscal fue encontrado muerto en su departamento de Puerto Madero. El abogado de Swiss Medical, Mariano Goyeneche Argibay, aseguró que la empresa había entregado a la Justicia los audios en los que se registra el pedido de la madre de Nisman, Sara Garfunkel, a esa prepaga, y el de la operadora que envía la ambulancia al 911, algo que había sido rechazado por la ex fiscal Viviana Fein.

"Lo que diga la fiscal corre por cuenta de ella. Colaboramos con la investigación por orden de la empresa, aportamos un CD con dos grabaciones", manifestó Goyeneche Argibay luego de que Fein señalara que los audios no estaban en poder de la Justicia.

La ex fiscal había asegurado el pasado jueves que los audios no habían sido aportados a la Justicia durante la investigación que llevara adelante mientras se encontraba a cargo de la causa por la muerte de Nisman. "Esto no fue aportado a la Fiscalía, ni al Juzgado tampoco, por lo que tengo entendido", había dicho Fein.

Fein se basó en la hipótesis de que Nisman "se vio obligado" a quitarse la vida. Fundó esa teoría en base a un "entrecruzamiento de llamados" de entre "seis y siete personas" durante el día de la muerte del fiscal, entre ellas el ex jefe del Ejército César Milani y los ex espías Antonio Stiuso, Fernando Pocino y Alberto Massino. Además, sostuvo que "no hay ningún elemento de prueba" para acusar de "homicidio" al técnico informático Lagomarsino.

Comentarios