Edición Impresa
Domingo 24 de Abril de 2011

La eterna espera de una técnica por el edificio propio

Parece de los años 90, cuando las demandas educativas sólo recuperaban alguna escucha si se hacían públicas. Pero una vez más, la Escuela Técnica Nº 638 Margarita Mazza de Carlés irá a las puertas de la sede local del Ministerio de Educación de Santa Fe (Gaboto y Alem) a reclamar por el edificio propio. Será el martes que viene, a las 11, y estará acompañada por Amsafé Rosario.

Parece de los años 90, cuando las demandas educativas sólo recuperaban alguna escucha si se hacían públicas. Pero una vez más, la Escuela Técnica Nº 638 Margarita Mazza de Carlés irá a las puertas de la sede local del Ministerio de Educación de Santa Fe (Gaboto y Alem) a reclamar por el edificio propio. Será el martes que viene, a las 11, y estará acompañada por Amsafé Rosario.

La escuela de barrio Arroyito, de French 739, cumple en septiembre próximo 85 años de su creación, el mismo tiempo que espera por tener el edificio propio. Funciona en una casa alquilada, sujeta a expropiación por la provincia, por una ley aprobada por la Legislatura en junio de 2009. Lo que no había encontrado interés en gestiones educativas anteriores y logró devolver la confianza, de manera inesperada se volvió en desconcierto para esta comunidad educativa.

Lo insólito aquí es que en junio próximo vencen los plazos que fija la misma norma para adquirir el inmueble, y la técnica no puede conocer cuándo se concretará la compra. Sencillamente desde Educación provincial no responden, no les explican cuál es el estado del trámite.

La única novedad que siguen manejando es la que les ofrece el seguimiento del expediente por internet, y que indica que el 17 de diciembre del año pasado fue cuando pasó a la coordinación de gastos generales. De ahí en más, las autoridades ni siquiera han respondido la inquietud lógica de la escuela de conocer al menos la marcha de este trámite.

Salones prestados

Son 400 los adolescentes que aprenden en esta técnica de Arroyito. Pero los mismos directivos del establecimiento han reconocido en distintas ocasiones que podrían ser más si se contara con el edificio a su nombre, que los habilitara a construir aulas nuevas. De hecho la técnica utiliza dos salones prestados de la Escuela Primaria Nº 86 (a dos cuadras del establecimiento técnico), para dar clases.

Luego de varios reclamos el proyecto de expropiación encontró respaldo en los diputados provinciales que en junio de 2009 aprobaron la ley (Nº 12.972) para que se compre la casa de French 739.

Los mismos diputados han monitoreado el trámite, aunque no dejan de asombrarse que una vez reconocida la necesidad y conseguida la ley, no se termine de concretar. "Tienen el instrumento legal, están los fondos presupuestados, es inexplicable que el Ministerio de Educación deje vencer los plazos de expropiación", dijo hace poco tiempo el diputado provincial (PJ) Marcelo Gastaldi —también uno de los autores de la norma— al presentar otro proyecto de comunicación al Poder Ejecutivo llamando la atención sobre la demora.

Gastaldi recordó que el 30 de noviembre del año pasado venció el contrato de alquiler de la técnica, e "inexplicablemente el Ministerio de Educación provincial dio la directiva a las autoridades de la institución de que renueven el alquiler, en un claro despropósito administrativo".

No es la primera vez que escuelas santafesinas pasan por esta incertidumbre, que poco ayudan a construir aprendizajes confiables. Otra técnica, la 628, logró el edificio propio luego de varios reclamos públicos.

En esta (i)lógica de postergaciones también se inscriben las múltiples inauguraciones de edificios escolares o presentaciones de maquetas de escuelas por venir: como la escuela y talleres de la Técnica Nº 471 o el Complejo Gurruchaga.

No sería extraño que cuando los profesores de la Técnica 638 se movilicen este martes hasta las puertas de la delegación local, las autoridades ministeriales los descalifiquen argumentando — ya lo han hecho en otra oportunidad— que "están politizados" o "que hay otros intereses detrás, porque siempre estamos en permanente diálogo".

Sin embargo, los estudiantes bien saben que el fin último que buscan los docentes es garantizarles aprender en un espacio confiable, atento a los nuevos tiempos donde se proyecta un mejor pasar para la educación técnica.

Comentarios