Ovación
Martes 21 de Junio de 2016

La escuelita más numerosa

Jockey Club posee el mayor semillero de hockey de Rosario. Tres días a la semana se entrenan en Fisherton 470 nenas, de entre 6 a 11 años.

El "seño, seño", se escucha igual que en un salón de clases, pero en este no hay mesitas, bancos ni pizarrón, sino césped, arcos y conitos. Ni delantales ni zapatos: pecharas y zapatillas. Y en lugar de cuadernos y cartucheras se imponen el palo y la bocha. Estos "salones" son los de las dos canchas de césped sintético del Jockey Club de Rosario, en Fisherton, los espacios que cada lunes y miércoles, por la tarde, y sábado, por la mañana, se llenan de nenas de entre 6 y 11 años decididas a hacer los primeros pasos que alguna vez dieron Las Leonas. Con 470 nenas, se trata del semillero más numeroso de la ciudad, a cargo desde hace cuatro años de las jugadoras del club y coordinadoras Marina Vélez y Silvina Saravalli.

"Y no incorporamos más nenas por cuestiones de espacio, sino seríamos una escuelita aún más grande", dijo Vélez, una de las tantas "seños" que brindan entrenamientos divididos en un segmento técnico y otro físico.

Cuando se le pregunta a Vélez por qué cree que se da este gran caudal de jugadoras, no duda. Para ella el hockey es el deporte grupal número uno del club y además transmite valores importantes.

"Formar buenos equipos es lo más difícil en la vida: para el deporte, para un trabajo, para formar una pareja, una familia. Creo que es importante aprender desde chiquitos a funcionar en grupo y a eso apuntamos desde esta escuelita. Apostamos a la solidaridad, al respeto al otro, sea un compañero, un rival, un árbitro o un entrenador", dijo Vélez.

Además, la coordinadora rescató como refuerzo de esta idea el acompañamiento de los padres y la importancia de los terceros tiempos. "Nos interesa que los padres no sólo traigan a las nenas a los entrenamientos sino que las acompañen en los partidos y también que los terceros tiempos sean momentos de juntarse con nenas de otro clubes, que la camiseta no separe, que se sientan unidas en la pasión por el hockey".

En el club de Lucha Aymar, de más está decir que todas las nenitas sueñan con repetir la historia de la mejor jugadora de todos los tiempos o al menos de alguna leona. "Cuando ella viene por acá la besan, le piden autógrafos. De todos modos lo importante es jugar a este hermoso deporte que, por suerte, cada vez se juega más".

Hockey 2


Comentarios