Edición Impresa
Sábado 25 de Agosto de 2012

La escuela, una preparación para la vida

“Es necesario introducir en la instrucción primaria para la enseñanza industrial, anexando a las escuelas talleres donde se dé al niño la enseñanza manual”. La reflexión pertenece a Juana Elena Blanco y fue expresada en 1919; es recogida en el libro “Huellas de la escuela activa en la Argentina”. Respondía a la orientación práctica, que pensaba no debía estar ausente en la enseñanza básica.

Para ella la fuerza del trabajo era el motor para hacer grande a cualquier país. Se animó así a “comparar al trabajador con el soldado: ambos son patriotas, aunque el primero lucha desde la paz y el trabajo”.

En un artículo sobre la “Necesidad de que la escuela imparta una enseñanza práctica...”,

la docente propone una enseñanza “sin hojarasca científica, ni alardes patrioteros. Enseñanza que, poniendo en ejercicio los músculos que desarrollan fuerzas y energías hacen el individuo fuerte”.

Blanco estaba convencida de que “la escuela debe ser una preparación para la vida”, por esa razón insiste en ver a la escuela como campo de acción, como la manifestación de “una actividad estimulante que se traduzca en trabajo, en obras”.

Comentarios