Edición Impresa
Viernes 30 de Diciembre de 2011

La escuela santafesina en territorio entrerriano

"Don Romano (por Miguel Romano Ahumada) fue el que fundó en 1938 la escuela. Había muchos chicos pero no maestros. Encontró ese lugar en El Espinillo y la levantó con ayuda de la Federación de Cooperadores y de privados. Se casa con una docente y juntos hacen carrera allí. Hay que recordar que el río en aquel entonces no era algo accesible como ahora. Fue cuando ellos se jubilaron que yo llegué allí", dice la maestra sobre el origen de la escuela que fue oficializada por decreto en 1947.

"Don Romano (por Miguel Romano Ahumada) fue el que fundó en 1938 la escuela. Había muchos chicos pero no maestros. Encontró ese lugar en El Espinillo y la levantó con ayuda de la Federación de Cooperadores y de privados. Se casa con una docente y juntos hacen carrera allí. Hay que recordar que el río en aquel entonces no era algo accesible como ahora. Fue cuando ellos se jubilaron que yo llegué allí", dice la maestra sobre el origen de la escuela que fue oficializada por decreto en 1947.

Desde 1979 en que los gobernadores de las provincias de Santa Fe y Entre Ríos acordaron nuevos límites dados por el canal principal del Paraná, la isla El Espinillo pasó a ser de jurisdicción entrerriana. Sin embargo la escuela siempre perteneció a Santa Fe. "El primer año de Marta Díaz como delegada regional (2008) llegó a la escuela acompañada por una supervisora y la directora regional de Victoria, para comunicar que pasaría a depender de Entre Ríos. Pero desde aquella vez no hubo ninguna otra comunicación", cuenta la maestra al tiempo que menciona que los alumnos y la gente que vive en El Espinillo son rosarinos, y plantea la incógnita de saber qué pasará.

Desde los inicios, Liliana Scavuzzo ejerció la doble función de directora y maestra. Actualmente al frente de la institución está reemplazando un docente de una escuela rosarina.

"Intimada". En 2010 ya había tomado la decisión de tramitar este año la jubilación; sin embargo el 22 de diciembre del año pasado una nota la dejó sin palabras: "Me intimaron a jubilarme, por eso al otro día que recibí esa notificación inicié el trámite con fecha de retiro el 31 de diciembre de 2011. Yo pensaba irme sin que me echaran, la verdad es que esto coincidió con mis planes de jubilarme, pero también no dejó de sorprenderme lo que hicieron al tomar esta decisión sin saber qué iban a hacer, quién se haría cargo de todo", cuenta la educadora que muestra con ironía la nota que con letras rojas en imprenta dice "Intimada".

Hacia el final comparte su mirada sobre su oficio: "Esta no es cualquier profesión, hay que poner aquí el corazón".

Comentarios