Educación
Sábado 24 de Septiembre de 2016

La escuela de Pérez que rescata historias para vencer el olvido

Alumnos y docentes de la Técnica Nº 459 investigan quiénes fueron los quince desaparecidos por la dictadura en esta ciudad.

El muro de ladrillos encajona uno de los laterales de la Plaza de la Paz de Pérez. Pero según cuentan los vecinos, nadie la conoce por ese nombre. Para ellos es la Plazoleta de las Manos, por una estatua gigante de brazos cortados apenas por debajo de las muñecas y a punto de entrelazarse. La pared encierra el espacio y sobre los ladrillos una placa con quince nombres. El de los quince desaparecidos de esta localidad. Historias que un grupo de alumnos y docentes decidió rescatar del olvido. Porque afirman que a 40 años del inicio de la última dictadura, hay "poco conocimiento sobre nuestros desaparecidos por parte de la población perecina".

"Nuestro oscuro presente 76" es el nombre del proyecto que llevan adelante docentes y diecisiete alumnos de 3º año de la Técnica Nº 459 Inspector Modesto Ceratto, de Pérez. Tras las reflexiones en la escuela por el Día de la Memoria -24 de Marzo- decidieron abordar el debate desde lo local, cómo impactó la dictadura en esta ciudad del Gran Rosario. "Pensamos si la población de Pérez conocía si había desaparecidos y cuántos eran. Y la mayoría desconoce el tema o no lo valoriza", señala Adrián Thomsen, docente de la Técnica 459. La iniciativa fue presentada recientemente en la Feria de Ciencias realizada en la escuela.

placa3.jpg
Los chicos presentaron el trabajo en la Feria de Ciencias.
Los chicos presentaron el trabajo en la Feria de Ciencias.

Quince historias

Junto a las docentes Sonia Chiaramello y Marilina Ermini, comenzó a coordinar una investigación para conocer esas quince historias y rescatarlas del silencio. En la escuela reflexionaron y debatieron en clases. Hasta que diseñaron una encuesta para indagar en la comunidad sobre lo que sucedió en Pérez durante la dictadura. A la pregunta sobre si conocían sobre los desaparecidos de la ciudad, poco más de la mitad de los 88 encuestados por los adolescentes contestó afirmativamente. Pero de ellos, apenas 11 dijeron el número exacto.

La introducción del proyecto escolar sostiene que quizás se conjuga un desconocimiento de un sector importante de la comunidad respecto de estos hechos con la búsqueda silenciosa de los familiares de las víctimas de la represión. "En la encuesta que hicimos había gente que nos interrogaba por qué estábamos preguntando eso, y que era peligroso que estemos metidos en ese tema", cuenta María Laura Domínguez, una de las chicas de 3º de la Técnica 459. Su compañero Luca Miño agrega que también se toparon con vecinos que les dijeron que "esa época fue mucho más segura que la de hoy y hasta querían que vuelvan (los militares)". Otra alumna se sorprendió al descubrir que una vecina le respondió que en aquellos años "el que la pasó mal fue porque algo habrá hecho". Sin embargo, en la consulta a los vecinos sobre cómo se vivió en esa época, las palabras que aparecen son directas y bien gráficas: bronca, tristeza, angustia, miedo, temor.

En la charla con La Capital, los chicos de la escuela confiesan que era poco lo que sabían de los desaparecidos de Pérez antes de adentrarse a este proyecto. Algunos sólo habían escuchado hablar de Alberto "Tatín" Tión, secuestrado junto a su mujer Alicia Tierra el 31 de diciembre de 1976.

"Cambia mucho la perspectiva de lo que pasó en la dictadura cuando son los propios familiares los que cuentan lo que vivieron", dice Luca Miño

Por eso una de las dinámicas que se dieron fue tener un encuentro cara a cara con los familiares de los desaparecidos. Charlas que conmovieron a los alumnos y que les permitieron conocer las historias de vida de los militantes víctimas de la represión. "Cambia mucho la perspectiva cuando son los propios familiares los que te cuentan lo que vivieron, por lo menos eso en mí despertó interés", cuenta Luca. María Laura agrega que en los primeros encuentros estaban temerosos de hacer preguntas, pero que con el paso del tiempo, las entrevistas y las lecturas pudieron "soltarse más", hasta el punto de que los entrevistados les manifestaron que "se sentían aliviados" de hablar de estos temas con los chicos. Además de entusiasmarlos a que sigan con este proyecto y que el mismo pueda lograr mayor difusión.

Entrevistas

Así, los chicos lograron gracias a las gestiones de sus docentes poder entrevistar a Verónica Gauseño, hija y sobrina de Juan Carlos y Miguel Angel Gauseño, quienes junto al maestro Raúl García (también desaparecido) participaron de la gestación de proyectos educativos como los de la Escuela Nº 1.209 del barrio Cabín 9 (límite oeste de Rosario) y el de una escuelita para adultos en el barrio Terraplén, de Pérez. También pudieron hablar con María Andreína Tovo (sobrina de Luis Tovo), con Marta Nieri (prima de Cuqui Nieri) y con Elida Deheza, una de las sobrevivientes del Servicio de Informaciones de Rosario.

Los chicos destacan también la entrevista que tuvieron con Ana Tierra, hermana de Alicia, cuyos restos fueron hallados en una fosa común del cementerio La Piedad, por el Equipo Argentino de Antropología Forense y restituidos a sus familiares en diciembre de 2012.

Uno de los encuentros más movilizante que tuvieron los chicos fue con Estela Lindner, hermana de Osvaldo. Por la historia de su hermano, por los militares que alguna vez le dijeron a su madre "no lo busque más, no está más" y por el señalamiento social que aún siente sobre su familia por tener un hermano desaparecido. "Yo tenía 15 años cuando pasó todo. Ese año, en junio, fallece mi papá y a fin de año pasa lo de mi hermano. Hay fechas que no recuerdo pero la cara de los militares no me la olvido nunca. Por eso la experiencia de hablar con los chicos fue muy buena por el interés de la gente joven. Hasta en su inocencia me preguntaron si yo aún esperaba a mi hermano".

placa2.jpg
Estela Lindner y una foto de su hermano desaparecido Osvaldo.
Estela Lindner y una foto de su hermano desaparecido Osvaldo.


Los silencios y las voces

Alicia Tierra, "Juanita" Yeoman, Alberto "Tatín" Tión, Luis Tovo, Juan Carlos y Miguel Angel Gauseño, Osvaldo Lindner, "Pichi" Osorio, "Cuqui" Nieri, Sergio y Edgardo Paoli, Osvaldo Cambiaso, Raúl García, Daniel Mansilla y Mario Ramos son los quince nombres que figuran en la placa de la Plaza de las Manos dedicada a los desaparecidos de Pérez.

Los docentes y alumnos de la Técnica de 1º de Mayo al 2800 planean de acá hasta fin de año seguir con la investigación, concretar nuevos encuentros con familiares y poder al final publicar las conclusiones. "Los chicos cambiaron su actitud desde la primera entrevista hasta la última, fueron creciendo, interesándose cada vez más, motivándose más y se notó un crecimiento", rescata la profe Marilina Ermini.

Para Sonia Chiaramello, el trabajo trasciende la escuela y apunta a hacer visibles historias de una población "que estuvo totalmente opacada por el temor, el miedo, la angustia, la bronca y la impunidad, que crearon efectos subjetivamente terribles en la sociedad". Sobre este punto, Ermini contó que algunos familiares de desaparecidos les confiaron que incluso aún hoy no quieren siquiera aparecer en la guía telefónica. "Uno piensa que pasaron 40 años, que estamos en democracia y sin embargo está el temor de aparecer en la guía porque se sienten señalados y observados".

Pese a estos cercos de silencio, los familiares que charlaron con los adolescentes "les dijeron que está bueno hablar sobre esto y que ellos necesitan también hacerlo", dice Ermini. Thomsen agrega: "Desde el lugar docente vemos que ellos han construido un conocimiento importante en dos meses, de saber casi nada a poder presentar el trabajo en la Feria de Ciencias o poder entablar un diálogo de una hora con la Negra Elida Deheza, una de las testigos de lo que le ocurrió en Pérez en el Servicio de Informaciones y la última persona que escuchó a Alicia Tierra, cuando le dijo: «Negra, me llevan»".

placa1.jpg
La placa en la Plazoleta de las Manos.
La placa en la Plazoleta de las Manos.


Comentarios