La ciudad
Viernes 24 de Junio de 2016

La Escuela Lola Mora dio clases en la calle para exigir un plan de trabajos

Cielos con enormes rajaduras, filtraciones, una instalación eléctrica poco segura y un plan de obras que no llega, hicieron que padres, alumnos, docentes y vecinos de la Escuela Nº 240 Lora Mora, de barrio Moderno, salieran ayer a la calle, en la esquina de bulevar Seguí y Roullión, para hacer una clase pública y exigir respuestas integrales al Ministerio de Educación de la provincia.

Cielos con enormes rajaduras, filtraciones, una instalación eléctrica poco segura y un plan de obras que no llega, hicieron que padres, alumnos, docentes y vecinos de la Escuela Nº 240 Lora Mora, de barrio Moderno, salieran ayer a la calle, en la esquina de bulevar Seguí y Roullión, para hacer una clase pública y exigir respuestas integrales al Ministerio de Educación de la provincia.

Los profesores del establecimiento, un secundario con turno mañana, tarde y noche, aseguran que el edificio es "la muestra de lo que pasa en el barrio", donde "los vecinos del Fonavi tampoco obtienen respuestas, el transporte por la noche ya no pasa, y los centros de salud trabajan como pueden".

El edificio está entre las 50 escuelas que el gremio docente, Amsafé, había apuntado entre los inmuebles con serios problemas de infraestructura. "El principal problema es que no hay un plan de obras integral, sino parches parciales", aseguró Verónica Montanari, una de las docentes del establecimiento, y recordó que "los reclamos administrativos por las vías formales para el problema de los techos y las filtraciones, llevan seis años".

Cuando llueve, el agua cae más adentro que afuera aseguran los docentes, lo que inhabilita el uso de varios salones.

Esas situaciones, en temporadas de fuertes lluvias como fue el inicio de este año, obliga a los directivos y docentes a desobligar a diferentes grupos de alumnos durante algunas horas de las jornadas, porque no hay espacio para todos.

La situación ya quedó expresada hace unos meses, cuando se llevó adelante un abrazo solidario a la institución.

"Pese a eso seguimos sin un cronograma de trabajo", indicó la docente, y recordó que "existe un litigio con una empresa anterior que incumplió una serie de trabajos, lo que hace que todo se demore más aún".

Para los docentes, la situación de la escuela refleja la todo el barrio, ubicado en el sudoeste de la ciudad.

"A los vecinos del Fonavi se les cayó una escalera de material hace ya varios meses y sin embargo el municipio no responde; conseguir en esta zona un colectivo después de las ocho de la noche es imposible y eso hace que los propios alumnos del barrio que concurren a la escuela en el turno noche, tengan problemas para ir y venir a sus casas", advirtieron las docentes.

Comentarios