Edición Impresa
Sábado 15 de Octubre de 2011

La enseñanza de la historia, de nuevo relegada

La enseñanza de la historia en la escuela secundaria fue una de las más afectadas con la reforma de los 90, en tiempos de la ley federal. Y según analiza un grupo de profesores nada se ha hecho hasta ahora para devolverle un lugar de privilegio en las aulas.

La enseñanza de la historia en la escuela secundaria fue una de las más afectadas con la reforma de los 90, en tiempos de la ley federal. Y según analiza un grupo de profesores nada se ha hecho hasta ahora para devolverle un lugar de privilegio en las aulas.

Los que toman la posta son educadores con una vasta experiencia pedagógica en las escuelas medias, técnicas y en el nivel superior de la región. Quieren expresar su preocupación por el destino que tendrán materias como historia y geografía de aplicarse el diseño curricular elaborado por la provincia de Santa Fe; y para ello no dudan hacer un alto entre hora y hora de clases para conversar con LaCapital.

La charla se da en la bella biblioteca del edificio que comparten las Escuelas Normal Nº 33 y Superior de Comercio Nº 51 de Armstrong. Están la directora de la Escuela 51, Silvia Borda Bossana; el regente del nivel superior del Normal 33, Omar Maiani; y las profesoras María Virginia Ledesma, María Soledad Rodríguez y Eugenia Gómez.

Vigencia de la reforma. El primer acuerdo en la charla se resume en decir que "la ley federal sigue estando vigente, porque las materias siguen siendo las mismas". Al respecto agregan que el único cambio que se hizo "fue formalizar lo que ya se venía haciendo en la práctica" con la enseñanza de las ciencias sociales, donde el profesor de historia enseña lo suyo y el de geografía hace lo mismo.

El problema mayor que observan estos profesores es que el plan de estudio que propone la provincia se contradice con las horas (reducidas) que asigna para la enseñanza de la historia y la cantidad de contenidos que exige.

Anticipan así que las consecuencias de este desfasaje es el "recorte de contenidos". "No se puede dar toda la historia hasta el siglo XX con una hora semanal para esta materia", dicen para graficar cuál es el panorama para la disciplina.

Para los educadores, la incertidumbre pasa también por conocer "quién elabora estos cambios" para los programas de estudio del secundario, y particularmente "conocer quién es el referente que asesora sobre la enseñanza de la historia en las aulas".

Aseguran que el documento que les llegó en diciembre pasado a las escuelas hay muchos puntos contradictorios (por el de "Lineamientos políticos y estratégicos de la educación secundaria obligatoria"). En especial, "es que se reconoce en los fundamentos la importancia de esta materia, pero eso luego no se ve lo mismo en la carga horaria que se le asigna".

Relevancia. Para los profesores que reparten sus horas de trabajo en distintas escuelas de la región, la historia es básica para comprender otras disciplinas. La definen así "como transversal" de otros aprendizajes, y citan a manera de ejemplo que "no se puede hablar de la Declaración de los Derechos del Hombre, si no se analiza el contexto, el tiempo histórico de dónde surge la misma".

"La historia contribuye a tener una mirada crítica sobre el mundo, a entender la razón de los hechos, introduce una forma de pensar la realidad en la cual se promueven valores", afirman sobre lo significativo de esta enseñanza en las aulas y subrayan que los profesores que atienden a las ciencias sociales, "tienen el mandato de formar ciudadanos del mundo, favorecer el juicio crítico en los estudiantes, enseñar a respetar al diversidad y a convivir en una sociedad compleja", entre otras tareas fundantes.

Es en ese momento de la reflexión sobre el valor de la historia en las aulas, cuando una de las profesoras toma una parte del borrador del diseño curricular que les envió el Ministerio y, casi al borde de la indignación, expresa: "Ves, en este párrafo (marcándolo con la mano), porque es sólo un párrafo, está la sugerencia metodológica que nos hace el Ministerio para enseñar historia. Parece una cargada".

Al respecto se explaya explicando que lo que apunta que no es un dato menor, "porque cómo enseñar historia es un tema de permanente debate" y donde en definitiva se espera que el Ministerio siempre tenga una propuesta superadora que colabore en esta discusión.

Apoyo institucional. Consultados sobre el alcance y la aplicación de distintos programas por parte de la provincia en el nivel medio, los profesores no dudaron en decir que "significan un apoyo más bien institucional".

En rigor se refieren a los "facilitadores de convivencia", al trabajo de los tutores o los "laboratorios pedagógicos". Aunque recordaron que el éxito de estas propuestas mucho depende de cada escuela, cómo las desarrolle y sume a su vida cotidiana.

De todas maneras, consideran que el desafío principal es saber qué destino tendrán las disciplinas en el nuevo diseño.

Hacia el final descartan la idea que la crítica que hacen sea "corporativa" de la especialidad que les compete. Y una vez más remarcan "que tal como está estructurado el diseño curricular que baja la provincia, la enseñanza sigue estando tan fragmentado como con la reforma de la ley federal".

Comentarios