Cartas de lectores
Martes 27 de Septiembre de 2016

La encerrona de la inseguridad

Los ciudadanos de Rosario estamos en una encerrona en materia de inseguridad.

Los ciudadanos de Rosario estamos en una encerrona en materia de inseguridad. Desde el costado de la prevención y la represión estamos a merced de los delincuentes de toda calaña por la anomia de los poderes Ejecutivos municipal y provincial, que permitieron y quizás facilitaron la declinación profesional y ética de la fuerzas policiales, con las excepciones que correspondan. Bajos salarios, falta de entrenamiento y equipos, custodias ineficaces, movilidad jerárquica a dedo e injusta, jefaturas de dudosa claridad, debilidad de la cadena de mando. Es más de una década de esta administración y sólo tenemos esporádicas y coyunturales respuestas al problema incluyendo nombramientos en el área de funcionarios sin formación verificable en seguridad. Ayer responsable de la venta callejera, hoy de Salud Pública, mañana de Seguridad, vale todo. Por el otro costado, una generación de legistas formados por las ideas de un jurisconsulto cuyos pretendidos méritos son sus escritos predicando que los delincuentes son las víctimas de la sociedad, que deben ser considerados los perjudicados por nosotros, que trabajamos para mantener a nuestras familias y que es "justicia social" que nos despojen de nuestros bienes y que si osamos defendernos los delincuentes somos nosotros. El periodismo también juega su rol, quizás por razones de la legislación demencial que tenemos. En las noticias nunca vemos el rostro del delincuente ni conocemos su nombre, más aún, nunca es un delincuente, es un joven que presuntamente nos robó, aunque sea en flagrancia, es presunto. La encerrona es perfecta, la salida la estamos intuyendo casi todos, algunos hasta la pregonan a gritos, y otros, con sus lágrimas.

Gerardo Orallo / DNI 6.008.474

Comentarios