Edición Impresa
Sábado 12 de Marzo de 2016

La educación sexual integral que surge del trabajo en el aula

El miércoles se presenta un libro que aborda la ESI y la enseñanza de las ciencias sociales. Reúne experiencias de trabajo en el secundario.

No son pocas las experiencias que se realizan en las escuelas secundarias en torno a la educación sexual integral, más conocida por su sigla ESI. Un grupo de profesoras se animó a un paso más: a escribir y recopilar esa tarea diaria y reunirla en un libro. "Educación Sexual Integral y enseñanza de las ciencias sociales. Enfoques, sujetos y objetos para su abordaje en la escuela secundaria", se llama la obra. Fue compilada por Beatriz Argiroffo y Elvira Scalona, y se presenta el próximo miércoles 16 de marzo. En octubre próximo se cumplen 10 años de la sanción de la ley 26.150 del Programa de ESI. Un buen momento para preguntarse qué pasa con esta enseñanza en las escuelas y en la formación docente.

Argiroffo y Scalona son quienes se pusieron al hombro la tarea de delimitar qué incluían en este libro (editado por Amsafé Rosario y Coad), reunir los trabajos de otras colegas y proponerlos a nuevos lectores como un recurso más para que esta ley clave en materia de derechos se cumpla. Escriben también en la obra Alejandra Pistacchi, Cecilia Molla, Claudia Etcharry, Flavia Mansilla, Mariana Ponisio, Marianela Scocco y Verónica Correa.

Desde la práctica.PUNCTUATION_SPACELa idea del libro surgió en el aula, en el trabajo con residentes de carreras humanísticas que llegaban a practicar al secundario donde enseña Argiroffo. "Como trabajo género y mujeres cuando doy historia y formación ética, siempre les anticipo a los residentes que existe la ley de ESI, qué es lo que dice y por tanto se trabaja en la enseñanza. La perspectiva de género en mis clases tiene que estar", dice la docente y asegura que la devolución de los estudiantes es siempre fantástica, superadora. Una invitación a pensar que prácticas tan valiosas deben ser compartidas. Lo que sigue fue la tarea de reunirlas con otras de profesoras de larga trayectoria y sobre todo EM_DASHresaltan las compiladorasEM_DASH con militancia en la docencia, y en particular en la educación ofrecida con una mirada de género.

En charla con LaCapital, opinan que no alcanza con llevar capacitación a la docencia, sino también facilitar herramientas didácticas. "Es decir, está la teoría, pero cómo se llega al aula. Por eso el libro fue pensado como una herramienta que pueda servir como punta, como un instrumento para militar la ESI en las escuelas". Su concreción facilita que este objetivo se cumpla, pero además su lectura es una invitación a mirar las prácticas diarias, las relaciones que se dan en las escuelas, más allá del campo disciplinar. Scalona apunta que esa es una las razones que explica la incorporación de un capítulo sobre diversidad otro sobre infancias, aquel referido a las mujeres y derechos políticos, la mujer en el mercado de trabajo y otro sobre consumos culturales donde, por ejemplo, se analizan los cambios y continuidades en los modelos de domesticidad, a partir de las revistas femeninas de los años 60. Es como se piensan las relaciones cotidianas en la escuela, más allá del campo disciplinar que uno aborda.

Productor de saberes.PUNCTUATION_SPACEEN_SPACEEN_SPACEAdemás de ser un instrumento para analizar y trabajar la ESI en la secundaria, la realización del libro rescata la concepción del docente como productor de conocimientos. "Quisimos recuperar también esta idea del docente autor. Siempre recuerdo el ejemplo de «Maestro pueblo, Maestro gendarme» (María Teresa Nidelcoff), porque en los 70 los maestros escribían sus prácticas. Hoy es el mercado de las editoriales el que ganó todo eso. Y hay muchos docentes que hacen el esfuerzo de hacer cosas innovadoras. Lo bueno sería que pudiesen convertirse en autores de sus propias prácticas, en productores de conocimiento", define la profesora Scalona.

¿Qué pasa con la ESI en Santa Fe? Una y otra educadoras acuerdan que si se compara cómo se implementa este programa en esta provincia respecto de otras, se puede afirmar que aquí se hace mucho. Sin embargo, consideran que aún es insuficiente: no alcanza la capacitación ofrecida y es todavía un reto la formación en los profesorados. En particular se refieren a quienes se preparan para dar clases en las escuelas secundarias, donde no está definido cuál es el perfil de quiénes enseñarán en estos espacios.

En una visión integral de lo que debe ser la aplicación de la ESI, dicen que la capacitación debe alcanzar a todos quienes integran las escuelas: supervisores, directivos, preceptores y no sólo a los docentes. Esto porque frente a la situaciones de conflicto son quienes deben resolver qué hacer y donde una perspectiva de género no puede estar ausentes. También que las escuelas deberían contar con instructivos claros, accesibles para actuar ante situaciones de violencias, de maltratos o abusos.

A 10 años.PUNCTUATION_SPACELa presentación del libro llega en un momento más que oportuno: en octubre próximo se cumplirán 10 años de la sanción de la ley del Programa ESI. "Es un buen buen momento para ponernos a pensar en un balance, las perspectivas de esta enseñanza", propone Argiroffo. Para Elvira Scalona que esta normativa se aplique, sea una realidad en las escuelas es una cuestión de militancia y de política. "Hay que asumirlo como un desafío político que la ley se cumpla. Hay que cargarse la ley al hombro y batallar", argumenta al tiempo que invita a seguir construyendo, a sumarse a este compromiso de garantizar se cumpla este derecho.

El libro se presenta el miércoles 16 de marzo, a las 18.30 en la sede de Amsafe Rosario, Catamarca 2330. La presentación estará a cargo de los secretarios generales de Amsafé Rosario, Gustavo Teres y de Coad, Laura Ferrer. También de la directora de la Escuela de Ciencias de la Educación (UNR), Verónica Zamudio.

Mirar los derechos

En la presentación del libro, la profesora Scalona explica que éste ofrece ideas para usarlo en forma práctica pero fundamentalmente sus propuestas de trabajo tienen la intención de revisar los contenidos para atravesarlos con las problemáticas prescriptas por la ESI. Afirma que la normativa ofrece “una oportunidad histórica, que es propicia para introducir cambios en materia de derechos”. “Si bien esta obra —continúa— no agota los enfoques de la ESI, creemos que contribuye a iniciar un camino en el plano de prácticas de enseñanza innovadoras que sirvan para concretar los derechos del estudiantado, en una sociedad atravesada por femicidios cotidianos y vulneraciones de todo tipo”.
  Otro aspecto que no deja afuera el libro de las autoras locales es la mirada de los derechos humanos, que también impulsa la ley de educación nacional (26.206). Siguiendo esta línea —escribe la profesora Elvira Scalona— se incorpora “un capítulo destinado a poner en debate los estereotipos de género a partir de la violación de los derechos humanos que tuvo lugar durante la última dictadura militar en Argentina y lanzó a la lucha a cientos de mujeres. Así, la politización de la maternidad se convierte en una oportunidad para problematizar los cambios habidos en los estereotipos de género en nuestra historia reciente”.

Comentarios